mangaensantander.gif
arribayabajo.gif
lasombradelteide.gif

Sol

  • "El Evento de Terminación"

    Algo muy importante puede estar a punto de suceder en el Sol. "Lo llamamos el Evento de Terminación", comenta Scott McIntosh, un físico solar en el Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR), "y está muy, muy cerca de suceder".

    Si nunca has oído hablar del Evento de Terminación, no eres el único. Muchos investigadores tampoco han oído hablar de él. Es una idea relativamente nueva en la física solar defendida por McIntosh y su colega Bob Leamon de la Universidad de Maryland - Baltimore County. Según los dos científicos, las vastas bandas de magnetismo están a la deriva a través de la superficie del Sol. Cuando las bandas cargadas opuestas chocan en el ecuador, aniquilan (o "terminan"). No hay explosión; esto es magnetismo, no se trata de antimateria. Sin embargo, el Evento de Terminación es un gran problema. Puede iniciar el próximo ciclo solar con una mayor aceleración.

     

    Arriba: Las bandas de magnetismo con cargas opuestas se dirigen hacia el ecuador del Sol donde se aniquilan entre sí, arrancando rápidamente el próximo ciclo solar. [puede ampliar información en este enlace]

     

    "Si el Evento de Terminación ocurre pronto, como esperamos, el nuevo Ciclo Solar 25 podría tener una magnitud que rivalizará con los más destacados desde que comenzó el mantenimiento de registros" (todavía muy limitado), dice McIntosh.

    Esta afirmación, por decirlo de alguna manera, es controvertida. La mayoría de los físicos solares creen que el Ciclo Solar 25 será débil, similar al "anémico" Ciclo Solar 24, que apenas alcanzó su punto máximo en 2012-2013. Los modelos ortodoxos del dinamismo magnético interno del Sol favorecen un ciclo débil y ni siquiera incluyen el concepto de "terminadores".

    "¿Qué puedo decir?" Afirma entre risas McIntosh. "¡Somos unos herejes!"

    Los investigadores describieron su razonamiento en un documento de diciembre de 2020 en la Revista de Investigación Solar Física. Revisando hacia atrás 270 años de datos de manchas solares, encontraron que los Eventos de Terminación separaban un ciclo solar del siguiente, aproximadamente cada 11 años (haciendo un énfasis especial en el término "aproximadamente"). El intervalo entre los Eventos de Terminación varía de 10 a 15 años, y esta es la clave para predecir el inicio de un nuevo Ciclo Solar.

     

    Arriba: Señalado en rojo, el pronóstico oficial para el Ciclo Solar 25 es que sea débil.

     

    "Encontramos que cuanto más tiempo se da entre los Eventos de Terminación, más débil sería el siguiente Ciclo", explica Leamon. "A la inversa, cuanto menos tiempo tenemos entre los Eventos, más fuerte sería el siguiente Ciclo Solar".

    Ejemplo: el Ciclo de manchas solares 4 comenzó con un Evento de Terminación en 1786 y finalizó con un otro en 1801, un Ciclo de 15 años sin precedentes. El siguiente Ciclo, 5, fue increíblemente débil con una amplitud máxima de solo 82 manchas solares. Ese Ciclo se convertiría en el comienzo del Gran Mínimo "Dalton".

    El Ciclo Solar 25 está configurando para ser lo contrario. En lugar de un largo intervalo, parece estar llegando a los talones de uno muy corto, solo 10 años desde el Evento Terminador que inició el Ciclo Solar 24. Los Ciclos Solares anteriores con intervalos temporales tan cortos entre ellos han sido de los más fuertes en la historia registrada.

    Estas ideas pueden ser controvertidas, pero tienen una virtud que todos los científicos pueden apreciar: son comprobables. Si el Evento de Terminación ocurre pronto y el Ciclo Solar 25 se dispara vertiginosamente, los "herejes" podrían estar en lo cierto. Manténganse informados de esta controversia.

     

    Fuente: https://www.spaceweather.com/

     

     

     

     

  • Nueva erupción solar

    Un filamento oscuro como consecuencia de una erupción solar se ha hecho visible desde ayer 29 de noviembre en el hemisferio sur del Sol como podemos apreciar en el vídeo de arriba. Las partículas emitidas parecen dirigirse hacia al sur de nuestro planeta. Los pronosticadores de la NOAA están llevando a cabo simulaciones numéricas para conocer mejor el fenómeno, su origen y en qué medida nos va a afectar.  

     

    Fuente https://www.spaceweather.com/

     

  • Nuevos datos de la NASA arrojan “luz” sobre los modelos climáticos

    4 - 6 minutos

    Imagen de cabecera: En esta foto tomada desde la Estación Espacial Internacional, el Sol naciente proyecta largas sombras sobre el Mar de Filipinas. Crédito: NA

    ¿Has llevado alguna vez una camiseta oscura en un día soleado y has sentido que la ropa se calienta con los rayos del Sol? La mayoría de nosotros sabemos que los colores oscuros absorben la luz solar y los colores claros la reflejan, pero ¿sabías que esto no funciona de la misma manera en las longitudes de onda no visibles del Sol?

    El Sol es la fuente de energía de la Tierra y emite energía en forma de luz solar visible, radiación ultravioleta (longitudes de onda más cortas) y radiación infrarroja cercana, que sentimos como calor (longitudes de onda más largas). La luz visible se refleja en las superficies de color claro, como la nieve y el hielo, mientras que las superficies más oscuras, como los bosques o los océanos, la absorben. Esta reflectividad, llamada albedo, es una de las formas más importantes de regular la temperatura de la Tierra: si la Tierra absorbe más energía de la que refleja, se calienta, y si refleja más de la que absorbe, se enfría.

    El escenario se complica cuando los científicos introducen las demás longitudes de onda. En la parte del espectro correspondiente al infrarrojo cercano, las superficies como el hielo y la nieve no son reflectantes; de hecho, absorben la luz del infrarrojo cercano del mismo modo que una camiseta oscura absorbe la luz visible.

    "La gente cree que la nieve es reflectante. Es tan brillante", dijo Gavin Schmidt, director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA en Nueva York y asesor principal de la NASA en materia de clima. "Pero resulta que, en la parte cercana al infrarrojo del espectro, se comporta como casi negro".

    Evidentemente, para que los científicos especializados en el clima obtengan la imagen completa de cómo la energía solar entra y sale del sistema terrestre, necesitan incluir otras longitudes de onda además de la luz visible.

    El balance energético de la Tierra es una imagen del delicado equilibrio entre la energía recibida del Sol y la energía irradiada al espacio. La investigación de los detalles precisos del balance energético de la Tierra es vital para entender cómo puede estar cambiando el clima del planeta, así como las variaciones en la producción de energía solar. Créditos: Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

    Ahí es donde entra en juego el sensor de irradiación solar total y espectral (TSIS-1) de la NASA. Desde su posición ventajosa a bordo de la Estación Espacial Internacional, el TSIS-1 mide no sólo la irradiación solar total (energía) que llega a la atmósfera de la Tierra, sino también la cantidad de energía que llega en cada longitud de onda. Esta medición se denomina irradiancia solar espectral, o SSI. El instrumento Spectral Irradiance Monitor (SIM) de TSIS-1, desarrollado por el Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial de la Universidad de Colorado Boulder, mide la SSI con una precisión superior al 0,2%, es decir, con un margen del 99,8% de los valores reales de la SSI.

    "Con el TSIS-1, tenemos más seguridad en las mediciones de la luz visible y del infrarrojo cercano", dijo el Dr. Xianglei Huang, profesor del departamento de Ciencias e Ingeniería del Clima y del Espacio de la Universidad de Michigan. "La forma de repartir la cantidad de energía en cada longitud de onda tiene repercusiones en el ambiente".

    La composición de esa luz que incide en la Tierra es importante para entender el balance energético de la Tierra. El sensor de irradiación solar total y espectral (TSIS-1) de la NASA mide la energía del Sol en 1.000 longitudes de onda diferentes, incluyendo el visible, el ultravioleta y el infrarrojo, lo que se conoce como irradiación espectral solar. Créditos: Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA

    Huang y sus colegas de la Universidad de Michigan, el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, y la Universidad de Colorado Boulder utilizaron recientemente los datos de TSIS-1 SSI en un modelo climático global por primera vez. "Varios estudios utilizaron en el pasado diversas entradas de SSI para analizar la sensibilidad de los modelos climáticos"; sin embargo, este estudio fue el primero en investigar cómo los datos nuevos cambiaban la reflexión y absorción modeladas de la energía solar en los polos de la Tierra, dijo Dong Wu, científico del proyecto TSIS-1 en Goddard.

    Descubrieron que, al utilizar los datos nuevos, el modelo mostraba diferencias estadísticamente significativas en la cantidad de energía que el hielo y el agua absorbían y reflejaban, en comparación con el uso de datos solares más antiguos. El equipo aplicó el modelo, denominado Modelo Comunitario del Sistema Terrestre (CESM2), dos veces: una con los datos nuevos del TSIS-1, promediados durante un periodo de 18 meses, y otra con una media más antigua, reconstruida, basada en los datos del Experimento de Radiación Solar y Clima (SORCE) de la NASA.

    El equipo descubrió que los datos del TSIS-1 presentaban más energía en las longitudes de onda de la luz visible y menos en las del infrarrojo cercano en comparación con la reconstrucción más antigua del SORCE. Estas diferencias hicieron que el hielo marino absorbiera menos y reflejara más energía en la ejecución del TSIS-1, por lo que las temperaturas polares eran entre 0,5 y 1,3 grados Fahrenheit más frías, y la cantidad de cobertura de hielo marino en verano era aproximadamente un 2,5% mayor.

    "Queríamos saber cómo se comparan las nuevas observaciones con las utilizadas en estudios de modelos anteriores, y cómo afecta eso a nuestra perspectiva del clima", dijo el autor principal, el Dr. Xianwen Jing, que llevó a cabo esta investigación como becario postdoctoral en el departamento de Ciencias e Ingeniería del Clima y del Espacio de la Universidad de Michigan. "Si hay más energía en la banda visible y menos en la banda del infrarrojo cercano, eso afectará a la cantidad de energía que absorbe la superficie. Esto puede afectar a la forma en que el hielo marino crece o se encoge y al frío que hace en las latitudes altas".

    Esto nos indica que, además de vigilar la irradiación solar total, dijo Huang, también tenemos que vigilar los espectros. Aunque una información más precisa de la SSI no alterará el panorama general del cambio climático, puede ayudar a los modelizadores a simular mejor la forma en que la energía en diferentes longitudes de onda afecta a procesos climáticos como el comportamiento del hielo y la química atmosférica.

    Aunque el clima polar parece diferente con los nuevos datos, todavía hay que dar más pasos antes de que los científicos puedan utilizarlos para predecir el cambio climático futuro, advirtieron los autores. Los próximos pasos del equipo consisten en investigar cómo afectan los datos del TSIS al modelo en latitudes más bajas, así como en continuar las observaciones en el futuro para ver cómo varía el TSIS a lo largo del ciclo solar.

    Aprender más sobre cómo la energía solar interactúa con la superficie y los sistemas de la Tierra -en todas las longitudes de onda- dará a los científicos más y mejor información para modelar el clima presente y futuro. Con la ayuda de TSIS-1 y su sucesor TSIS-2, que se lanzará a bordo de su propia nave espacial en 2023, la NASA está sacando a relucir el equilibrio energético de la Tierra y cómo está cambiando.

     Fuente: Por Jessica Merzdorf Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, Greenbelt, Md. Última actualización: 17 de mayo de 2021

  • Posible afección a nuestro planeta por una débil Eyección de Masa Coronal (CME), los próximos días.

    El 5 de septiembre, la mancha solar en descomposición AR2865 produjo una llamarada solar de clase B7. La explosión envió una onda de choque oscura que se extendió a través de la atmósfera inferior del Sol y arrojó una Eyección de Masa Coronal (CME) muy débil al espacio.

     

     

    Los modelos de pronóstico de la NASA sugieren que la CME podría llegar a la Tierra el 9 de septiembre, brindando la posibilidad de que tengan lugar tormentas geomagnéticas menores y auroras polares. 

     

    Evolución prevista por los modelos de la CME y su llegada a la Tierra (el Sol es el círculo blanco central en la imagen de la izquierda y centro, y la Tierra el círculo amarillo en las tres representaciones)

     

    Fuente: https://www.spaceweather.com/

  • Una mancha solar "muerta" explota y lanza materiales hacia la Tierra

     

    El "cadáver" de la antigua mancha solar AR2987 explotó ayer, 11 de abril, arrojando escombros directamente hacia la Tierra. El Observatorio de Dinámica Solar de la NASA registró la erupción.

    El filamento magnético en forma de S en la base de la explosión es una "estructura sigmoidea" clásica. Los campos magnéticos solares a menudo asumen esta forma justo antes de explotar. Un estudio muestra que los precursores sigmoides están presentes en más del 50 % de las CME (Eyecciones de Masa Coronal).

    De hecho, poco después de la explosión, una CME de halo completo emergió del lugar de la explosión, tal como podemos observar en la imagen inferior.

     

     

    Se espera que la CME llegue a la Tierra el 14 de abril. Un nuevo modelo de la NOAAseñala su hora de llegada a las 11:00 UTC. El impacto podría provocar una tormenta geomagnética de clase G2

    Durante la citada tormenta, las auroras se podrán ver tan al sur como como en Nueva York e Idaho (latitud geomagnética 55 grados). 

     

    Fuente: https://www.spaceweather.com/