altocumulusrascacielis.gif
arcoirislenticular.gif
trazadoresdelviento.gif

GASES DE EFECTO INVERNADERO

  • Comparación de los flujos de gases de efecto invernadero de los bosques tropicales y las plantaciones de palma aceitera en suelos minerales

    En el sudeste asiático, las plantaciones de palma aceitera han reemplazado en gran medida grandes áreas que solían estar cubiertas por bosques tropicales. Sin embargo, el efecto preciso de este cambio en el uso de la tierra sobre las emisiones de gases de efecto invernadero y los sumideros sigue siendo muy incierto. Este estudio examina las diferencias en los flujos de N2O, CH4 y CO2 y las tasas de respiración de carbono del suelo tanto en bosques talados, plantaciones de palma aceitera y áreas vírgenes. Los autores se centran en los flujos de N2O y encuentran que son más grandes en las plantaciones de palma aceitera, aproximadamente tres veces más grandes que en los bosques talados. Encuentran que las emisiones de N2O han aumentado de alrededor de 7,6 millones de toneladas por año en 1973 a 11,4 millones de toneladas en 2015 debido al aumento de la superficie forestal convertida en plantaciones de palma aceitera en los últimos 40 años.

    Artículo publicado en Biogeosciencies el 4 de marzo de 2021 por Julia Drewer el al. 

    Enlace al artículo: https://bit.ly/2MSTs8R 

     

  • Disminuye el papel de la Amazonía como sumidero de carbono

    3 - 4 minutos 

    La Amazonía alberga los mayores bosques tropicales de la Tierra y ha demostrado ser un importante sumidero de carbono. Sin embargo, este sumidero de carbono parece disminuir como consecuencia de factores como la deforestación y el cambio climático, según un nuevo trabajo publicado en Nature. 

    El estudio ha sido dirigido por Lucia Gatti, jefa de grupo del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales/Centro de Ciencias del Medio Ambiente de Brasil y miembro del comité directivo del Sistema Mundial Integrado de Información sobre los Gases de Efecto Invernadero, dirigido por la OMM. 

    Los autores investigaron el equilibrio de carbono de la Amazonía y los principales factores responsables de su transformación en fuente de carbono. El grupo utilizó un planteamiento basado en la observación para evaluar los flujos de carbono del ecosistema y realizó 590 mediciones de perfiles verticales de aeronaves sobre las concentraciones de dióxido de carbono y monóxido de carbono en la baja troposfera en cuatro lugares de la Amazonía entre 2010 y 2018. 

    Encontraron que las emisiones totales de carbono son mayores en la Amazonía oriental que en la occidental porque esta parte experimenta un aumento más fuerte de la temperatura en la estación seca y un descenso de las precipitaciones. El sureste de la Amazonia, en particular, actúa como una fuente neta de carbono (flujo total de carbono menos las emisiones de los incendios) a la atmósfera. 

    "En los últimos 40 años, la Amazonía oriental ha estado sometida a más deforestación, calentamiento y estrés hídrico que la parte occidental, especialmente durante la estación seca, siendo el sureste el que ha experimentado las tendencias más fuertes", señala el estudio. 

    El papel de la Amazonía como sumidero de carbono disminuye, " estudiamos el efecto del cambio climático y de las tendencias de deforestación sobre las emisiones de carbono en nuestros lugares de estudio, y descubrimos que la intensificación de la estación seca y el aumento de la deforestación parecen favorecer el estrés de los ecosistemas, el aumento de los incendios y el aumento de las emisiones de carbono en la Amazonía oriental. Esto está en consonancia con estudios recientes que indican un aumento de la mortalidad de los árboles y una reducción de la fotosíntesis como resultado de los cambios climáticos en toda la Amazonia", se afirma. 

    Los sumideros de carbono, como la captación de carbono por parte de la biosfera terrestre, son un regulador vital del cambio climático al eliminar una cuarta parte del dióxido de carbono emitido a la atmósfera por los seres humanos. 

    Si los sumideros, como la Amazonía, se convierten en emisores netos, a causa de la deforestación y los incendios, así como a consecuencia del cambio climático, existe la posibilidad de que esto se convierta en un "punto de inflexión" en el sistema climático. En consecuencia, esto tendría implicaciones de gran alcance para frenar el ritmo del cambio climático y el aumento de la temperatura. 

    La consecución de los objetivos del Acuerdo de París requiere un cierto equilibrio entre fuentes y sumideros de gases de efecto invernadero. En la carrera hacia el cero neto, cada vez más países están estudiando proyectos de reforestación para aumentar la captación de dióxido de carbono de la atmósfera. Los bosques tropicales se consideraban hasta ahora un sumidero de CO2, pero los cambios en los regímenes de temperatura y precipitaciones que crean un entorno adverso para la vegetación pueden convertirlos en fuente de carbono. Se espera que alrededor de una cuarta parte de la reducción para 2030 prometida por los países en sus contribuciones iniciales determinadas a nivel nacional (NDC) en el marco del Acuerdo de París provenga de opciones de reducción basadas en la tierra. 

    El Informe Especial sobre la Tierra del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático dice: "Paralelamente a estos cambios de la envoltura climática, surgirán nuevos climas cálidos en los trópicos y aumentará la frecuencia, la intensidad y la duración de los fenómenos extremos (por ejemplo, olas de calor, lluvias muy intensas, sequías). Estos climas cálidos emergentes afectarán negativamente al aprovechamiento de la tierra (a través de cambios en la productividad de los cultivos, las necesidades de riego y las prácticas de gestión) y a la cubierta terrestre a través de la pérdida de productividad de la vegetación en muchas partes del mundo, y anularía cualquier beneficio para el aprovechamiento de la tierra y la cubierta terrestre provocado por el aumento de las concentraciones atmosféricas de CO2". 

    Las concentraciones atmosféricas de CO2 siguen aumentando hasta alcanzar niveles récord, y la deforestación es una de las razones de ello, según el Boletín de Gases de Efecto Invernadero de la OMM. 

    La red de Vigilancia de la Atmósfera Global de la OMM, que abarca más de 50 países, proporciona mediciones precisas que constituyen la base de nuestra comprensión de las concentraciones de gases de efecto invernadero, incluidas sus múltiples fuentes, sumideros y transformaciones químicas en la atmósfera.

    Fuente: 

  • Las emisiones de gases de efecto invernadero también están afectando a las estratosfera. El adelgazamiento inducido en esta capa de la atmósfera podrá afectar a los satélites y comunicaciones

    Las emisiones de gases de efecto invernadero adelgazan la estratosfera, según revelan los científicos


    El adelgazamiento indica un impacto profundo de los humanos y podría afectar a los satélites y al GPS

     

    The thickness of the stratosphere has contracted by 400 metres since the 1980s, the researchers found.

    Los investigadores han hallado que el espesor de la estratosfera se ha contraído 400 metros desde la década de 1980. Fotografía: Alamy

     

    Las enormes emisiones de gases de efecto invernadero de la humanidad están reduciendo la estratosfera, según reveló un nuevo estudio.

    El grosor de la capa atmosférica se ha contraído 400 metros desde la década de 1980, según han encontrado los investigadores, y se reducirá en aproximadamente otro kilómetro para 2080 sin grandes recortes en las emisiones. Los cambios tienen el potencial de afectar las operaciones de los satélites, el sistema de navegación GPS y las comunicaciones por radio.

    El descubrimiento es el último en mostrar el profundo impacto de los humanos en el planeta. En abril, los científicos demostraron que la crisis climática había desplazado el eje de rotación de la Tierra a medida que el deshielo masivo de los glaciares redistribuye el peso en todo el mundo.

    La estratosfera se extiende desde unos 20 a 60 km por encima de la superficie de la Tierra. Debajo está la troposfera, en la que viven los humanos, y aquí el dióxido de carbono calienta y expande el aire. Esto empuja hacia arriba el límite inferior de la estratosfera. Pero, además, cuando el CO2 entra en la estratosfera, en realidad enfría el aire y hace que se contraiga.

     

    Las emisiones de gases de efecto invernadero están cambiando la estructura de la atmósfera inferior de la Tierra

     

     La atmósfera de la tierra consta de varias capas, con la troposfera en la parte inferior. Las medidas aquí indicadas son aproximadas y pueden variar enormemente según la época del año, o posición en relación a la tierra.

     

    La estratosfera cada vez más reducida es una clara señal de la emergencia climática y la influencia a escala planetaria que ahora ejerce la humanidad, según Juan Añel, de la Universidad de Vigo, Ourense en España y parte del equipo de investigación. "Es impactante", dijo. "Esto demuestra que estamos jugando con la atmósfera hasta 60 kilómetros".

    Los científicos ya sabían que la troposfera estaba creciendo en altura a medida que aumentaban las emisiones de carbono y habían planteado la hipótesis de que la estratosfera se estaba reduciendo. Pero el nuevo estudio es el primero en demostrar esto y muestra que se ha contraído en todo el mundo desde al menos la década de 1980, cuando se recopilaron por primera vez los datos satelitales.

    La capa de ozono que absorbe los rayos ultravioleta del sol se encuentra en la estratosfera y los investigadores habían pensado que las pérdidas de ozono en las últimas décadas podrían ser las culpables de la reducción. Menos ozono significa menos calentamiento en la estratosfera. Pero la nueva investigación muestra que es el aumento de CO2 lo que está detrás de la contracción constante de la estratosfera, no los niveles de ozono, que comenzaron a repuntar después de que el tratado de Montreal de 1989 prohibió los CFC.

    El estudio, publicado en la revista Environmental Research Letters, llegó a sus conclusiones utilizando el pequeño conjunto de observaciones satelitales tomadas desde la década de 1980 en combinación con múltiples modelos climáticos, que incluían las complejas interacciones químicas que ocurren en la atmósfera.

     

    Sunset over the Indian Ocean. Above the darkened surface of Earth, a brilliant sequence of colors roughly denotes several layers of the atmosphere. Deep oranges and yellows are visible in the troposphere that extends from Earth’s surface to 6-20 kilometers high. The pink to white region above the clouds appears to be the stratosphere; this atmospheric layer generally has little or no clouds and extends up to approximately 50 kilometers above Earth’s surface. Above the stratosphere blue layers mark the upper atmosphere as it gradually fades into the blackness of outer space.

    Puesta de sol sobre el Océano Índico. Sobre la superficie oscurecida de la Tierra, una secuencia brillante de colores denota varias capas de la atmósfera. Los naranjas y amarillos profundos son visibles en la troposfera que se extiende desde la superficie de la Tierra hasta los 6-20 km de altura. La región de rosa a blanca sobre las nubes parece ser la estratosfera; esta capa atmosférica generalmente tiene pocas o ninguna nube y se extiende hasta aproximadamente 50 km sobre la superficie de la Tierra. Por encima de la estratosfera, las capas azules marcan la atmósfera superior a medida que se desvanece gradualmente en la oscuridad del espacio exterior. Fotografía: NASA

     

    “Puede afectar las trayectorias de los satélites, el tiempo de vida orbital y las recuperaciones […] la propagación de ondas de radio y, finalmente, el rendimiento general del Sistema de Posicionamiento Global y otros sistemas de navegación basados ​​en el espacio”, según los investigadores.

    El profesor Paul Williams, de la Universidad de Reading en el Reino Unido, que no participó en la nueva investigación, dijo: “Este estudio encuentra la primera evidencia observacional de la contracción de la estratosfera y muestra que la causa es, de hecho, nuestras emisiones de gases de efecto invernadero en lugar del ozono. "

    “Algunos científicos han comenzado a llamar a la atmósfera superior la 'ignorósfera' porque está muy poco estudiada”, dijo. "Este nuevo documento fortalecerá la necesidad de mejores observaciones de esta parte distante pero críticamente importante de la atmósfera".

    “Es notable que todavía estemos descubriendo nuevos aspectos del cambio climático después de décadas de investigación”, dijo Williams, cuya propia investigación ha demostrado que la crisis climática podría triplicar la cantidad de turbulencias severas experimentadas por los viajeros aéreos. "Me hace preguntarme qué otros cambios están infligiendo nuestras emisiones en la atmósfera que aún no hemos descubierto".

    El predominio de las actividades de la humanidad en el planeta ha llevado a los científicos a recomendar la declaración de una nueva época geológica: el Antropoceno.

    Entre los marcadores sugeridos del Antropoceno se encuentran los elementos radiactivos esparcidos por las pruebas de armas nucleares en la década de 1950 y los huesos de pollo domésticos, gracias al aumento en la producción avícola después de la Segunda Guerra Mundial. Otros científicos han sugerido que la contaminación plástica generalizada es un indicador de la edad del plástico, que seguirá a las edades del bronce y del hierro.

     

    (Esta es una traducción libre de artículo publicado en The Guardian el pasado 12 de mayo de 2021 por Damian Carrington. Enlace al artículo original: https://bit.ly/2STI4fH)

     

     

  • Según un informe, la contaminación del aire está acortando la esperanza de vida de miles de millones de personas

    El aire contaminado produce más muertes que el tabaco, los accidentes de coche o el VIH/SIDA, siendo el carbono la causa principal

     


    Smoggy conditions in New Delhi

    Condiciones de smog en Nueva Delhi. India es el país más afectado, y el ciudadano medio muere seis años antes. Fotografía: Jewel Samad/AFP/Getty Images

     

    La contaminación del aire está acortando la vida de miles de millones de personas hasta en seis años, según un nuevo informe, lo que la convierte en una causa de muerte mucho mayor que el tabaquismo, los accidentes automovilísticos o el VIH/SIDA.

    La quema de carbón es el principal culpable, según los investigadores, y la India es la más afectada, ya que el ciudadano medio muere seis años antes. China ha reducido drásticamente la contaminación del aireen los últimos siete años, pero el aire contaminado todavía está acortando 2,6 años de la vida útil de su población.

    La quema de combustibles fósiles está causando la contaminación del aire y la crisis climática, pero las naciones tienen mucho más poder para cortar el aire contaminado dentro de sus propias fronteras. La crisis climática ahora también se está sumando a la contaminación del aire al provocar incendios forestales, completando un círculo vicioso, dijeron los científicos.

    El equipo dijo que los acontecimientos recientes habían ilustrado los diferentes futuros posibles dependiendo de si los gobiernos actúan o no. Los bloqueos por coronavirus redujeron la contaminación, dejando ver el Himalaya a algunos habitantes de ciudades indias, mientras que los incendios forestales en el oeste de los EE. UU. causaron una contaminación graveen el otro lado del continente en la ciudad de Nueva York.

    "La contaminación del aire es la mayor amenaza externa para la salud humana en el planeta, y eso no está ampliamente reconocido, o no se reconoce con la fuerza y ​​el vigor que cabría esperar", dijo el profesor Michael Greenstone de la Universidad de Chicago. Greenstone y sus colegas desarrollaron el Índice de calidad de vida del aire (AQLI), que convierte los niveles de contaminación del aire en su impacto en la esperanza de vida.

     

    La contaminación del aire acorta la vida más que cualquier otra causa externa

     

    El ciudadano global medio pierde 2,2 años de vida con los niveles actuales de contaminación del aire y, si nada cambia, eso suma 17 mil millones de años perdidos, dijo Greenstone. "¿Qué otra cosa en el planeta está provocando que las personas pierdan 17.000 millones de años de vida?"

    “Además, no solo permitimos que suceda, en realidad lo estamos causando”, dijo. “Lo más sorprendente es que hay países grandes donde, efectivamente, una combinación de normas gubernamentales y [sociales] están eligiendo permitir que las personas vivan vidas que en verdad son dramáticamente más cortas y más expuestas a enfermedades”. Afirmó que cambiar a fuentes de energía más limpias y hacer cumplir las medidas de calidad del aire en las centrales eléctricas existentes ha reducido la contaminación en muchos países.

    El informe estimó la cantidad de años adicionales de vida que ganarían las personas si los niveles de contaminación del aire en su país se redujeran a las pautas de la Organización Mundial de la Salud. En la India, la cifra es de 5,9 años; en el norte del país, 480 millones de personas respiran una contaminación que es 10 veces más alta que en cualquier otro lugar del mundo, dijeron los científicos. Reducir la contaminación agregaría 5,4 años en Bangladesh y Nepal, y 3,9 años en Pakistán.

    En África central y occidental, los impactos de la contaminación por partículas en la esperanza de vida son comparables a los del VIH/SIDA y la malaria, pero reciben mucha menos atención, según el informe. Por ejemplo, la persona media en el delta del Níger puede perder casi seis años de vida, con 3,4 años perdidos por el nigeriano medio.

    China inició una "guerra contra la contaminación" en 2013 y ha reducido los niveles en un 29%. Esto está agregando un promedio de 1,5 años a las vidas, asumiendo que los recortes se mantengan, dijeron los científicos, y muestra que es posible una acción rápida.

    “El carbón es la fuente del problema en la mayor parte del mundo”, dijo Greenstone. "Si estos costos [de salud] estuvieran integrados en los precios, el carbón no sería competitivo en casi todas las partes del mundo".

    El gas fósil es significativamente menos contaminante que el carbón y Japón dijo en junio que ofrecería 10 mil millones de dólares USA en ayuda para proyectos de descarbonización de energía en el sudeste asiático, incluidas las centrales eléctricas de gas. Pero la quema de gas todavía impulsa el calentamiento global y Christiana Figueres, exjefe de clima de la ONU, afirmó el domingo: “Seamos claros, el gas no es una alternativa al carbón y tampoco es un combustible de transición. Las inversiones en gas nuevo deben detenerse de inmediato si se quiere alcanzar la neutralidad de carbono para 2050 ".

    El informe AQLI se basa en una investigación que compara las tasas de mortalidad de las personas que viven en lugares cada vez menos contaminados, siendo los problemas cardíacos y pulmonares la principal fuente de muertes prematuras. El análisis se basa en la contaminación por partículas pequeñas, pero es probable que incluya los efectos de otros contaminantes del aire, ya que todos tienden a ser altos en los mismos lugares. Las estimaciones de la contaminación del aire en todo el mundo se obtuvieron a partir de datos satelitales a una resolución de 3.7 millas (6 km).

     

    Publicado en The Guardian por Damian Carrington el 1 de septiembre de 2021. Enlace al artículo original: https://bit.ly/3DImNbT

     

     

     

  • Un año más, las concentraciones de gases de efecto invernadero volvieron a batir todos los récords

    GHG Bulletin

    El alza en los niveles de esos gases pone en peligro la consecución de los objetivos del Acuerdo de París para limitar la subida de las temperaturas

    Ginebra, 25 de octubre de 2021 (OMM) — La abundancia de gases de efecto invernadero que retienen el calor en la atmósfera volvió a alcanzar un nuevo récord el año pasado, y la tasa de aumento anual registrada fue superior a la media del período 2011-2020. Esa tendencia se ha mantenido en 2021, según se apunta en el Boletín de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) sobre los gases de efecto invernadero.

    La concentración de dióxido de carbono (CO2), el más abundante de los gases de efecto invernadero, alcanzó en 2020 las 413,2 partes por millón (ppm) y se sitúa en el 149 % de los niveles preindustriales. En cuanto al metano (CH4) y al óxido nitroso (N2O), sus concentraciones equivalieron, respectivamente, al 262 % y al 123 % de los niveles de 1750, el año elegido para representar el momento en que la actividad humana empezó a alterar el equilibrio natural de la Tierra. La ralentización económica causada por la COVID-19 no tuvo ningún efecto evidente en los niveles atmosféricos de los gases de efecto invernadero ni en sus tasas de aumento, aunque sí se produjo un descenso transitorio de las nuevas emisiones.

    Si no se detienen las emisiones, la temperatura mundial seguirá subiendo. El CO2 es un gas caracterizado por su larga vida y, por tanto, el nivel de temperatura observado actualmente persistirá durante varias décadas aunque las emisiones se reduzcan rápidamente hasta alcanzar el nivel de cero neto. Si ello se suma al calentamiento del planeta, el resultado será la proliferación de fenómenos meteorológicos extremos (como episodios de calor intenso, lluvias fuertes, derretimiento de las masas de hielo, subida del nivel del mar y acidificación de los océanos), que entrañarán repercusiones socioeconómicas de gran alcance.

    Aproximadamente la mitad del CO2 emitido en la actualidad a raíz de las actividades humanas permanece en la atmósfera, mientras que océanos y ecosistemas terrestres absorben la otra mitad. En el boletín se alerta sobre la posibilidad de que, en el futuro, océanos y ecosistemas terrestres pierdan eficacia en cuanto que "sumideros", y ello merme su capacidad para absorber CO2 y ejercer en calidad de reguladores que eviten aumentos de la temperatura aún mayores.

    En el boletín se pone de manifiesto que, entre 1990 y 2020, el forzamiento radiativo ejercido por los gases de efecto invernadero de larga vida (un efecto que calienta nuestro clima) aumentó en un 47 %, y cerca del 80 % de ese incremento se debió al CO2. Esos porcentajes se han podido calcular gracias al monitoreo realizado por la red del Programa de Vigilancia de la Atmósfera Global (VAG) de la OMM.

    "El Boletín de la OMM sobre los gases de efecto invernadero manda un mensaje científico contundente a los negociadores en materia de cambio climático que participarán en el 26º período de sesiones de la Conferencia de las Partes (CP26) en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). Si se mantiene el actual ritmo de aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero, el incremento de la temperatura a finales de este siglo superará de lejos el objetivo establecido en virtud del Acuerdo de París de limitar el calentamiento global a 1,5 o 2 °C por encima de los niveles preindustriales", afirmó el Secretario General de la OMM, el profesor Petteri Taalas. "Estamos muy lejos del camino marcado".

    "La cantidad de CO2 en la atmósfera superó el hito de las 400 ppm en 2015. Y solo cinco años después, rebasamos las 413 ppm. Esto no es una mera fórmula química y unas cuantas cifras en un gráfico. Conlleva repercusiones negativas de primer orden para nuestra vida cotidiana y nuestro bienestar, para el estado de nuestro planeta y para el futuro de nuestros hijos y nietos", afirmó el profesor Taalas.

    "El dióxido de carbono permanece en la atmósfera durante siglos y aún más tiempo en los océanos. La última vez que se registró en la Tierra una concentración de CO2 comparable fue hace entre tres y cinco millones de años. En esa época la temperatura era de 2 a 3 °C más cálida, y el nivel del mar, entre 10 y 20 metros superior al actual, pero entonces no había 7 800 millones de personas en el planeta", explicó el profesor Taalas.

    "Muchos países están fijando objetivos para alcanzar la neutralidad en emisiones de carbono y se espera que en la CP26 se produzca un aumento espectacular de los compromisos asumidos en ese sentido. Pero debemos cristalizar esas ambiciones en acciones que obren cambios en lo concerniente a los gases que impulsan el cambio climático. Debemos transformar nuestros sistemas industriales, energéticos y de transporte y todo nuestro estilo de vida. Los cambios necesarios son asequibles desde el punto de vista económico y viables en el plano técnico. No hay tiempo que perder", aseguró el profesor Taalas.

    Global annual surface man abundances 2020

    Aspectos más destacados del Boletín sobre los gases de efecto invernadero

    Sumideros de carbono

    Aproximadamente la mitad del CO2 emitido en la actualidad a raíz de las actividades humanas permanece en la atmósfera, mientras que océanos y ecosistemas terrestres absorben la otra mitad. La parte del CO2 que permanece en la atmósfera es un importante indicador del equilibrio entre fuentes y sumideros. Su concentración cambia de año en año debido a la variabilidad natural.

    Los sumideros terrestres y oceánicos de CO2 han aumentado proporcionalmente al incremento de las emisiones registrado en los últimos 60 años. Pero esos procesos de captación son sensibles a la evolución del clima y a los cambios en el uso del suelo. La pérdida de eficacia de los sumideros de carbono conllevaría graves implicaciones para el logro de los objetivos del Acuerdo de París de 2015 y requeriría la aplicación de ajustes en la magnitud de las reducciones de emisiones determinadas y en el calendario previsto para su cumplimiento.

    El cambio climático en curso y las retroalimentaciones conexas, como el aumento en la frecuencia de las sequías y el consiguiente incremento en la cantidad de incendios forestales y su intensidad, podrían reducir la capacidad de los ecosistemas terrestres para absorber CO2. Esos cambios ya se están produciendo, y en el boletín se evidencia la transición de una parte de la Amazonia de sumidero a fuente de carbono. La absorción oceánica también podría reducirse debido al aumento de la temperatura de la superficie del mar, a la disminución del pH causada por la captación de CO2 y a la ralentización de la circulación oceánica meridional consecuencia del incremento de la fusión del hielo marino.

    Para prever futuras alteraciones en el equilibrio entre fuentes y sumideros es imprescindible contar con información oportuna y exacta sobre ese tipo de cambios, por lo que son objeto de monitoreo por parte de las redes de la VAG.

    El dióxido de carbono (CO2) es el gas de efecto invernadero más abundante en la atmósfera, y contribuye en aproximadamente un 66 % al efecto de calentamiento del clima, principalmente a causa de la quema de combustibles fósiles y la producción de cemento.

    Las concentraciones medias mundiales de CO2 alcanzaron un nuevo máximo de 413,2 ppm en 2020. El aumento en la concentración de CO2 de 2019 a 2020 fue ligeramente inferior al observado entre 2018 y 2019, pero superior a la tasa de aumento medio anual del último decenio. Y ello se produjo a pesar de que en 2020 las restricciones impuestas a raíz de la COVID-19 causaron una disminución de aproximadamente un 5,6 % en las emisiones de CO2 procedentes de la quema de combustibles fósiles.

    Los datos de las estaciones de monitoreo muestran claramente que los niveles de CO2 siguieron aumentando en 2021.

    En julio de 2021, las concentraciones de CO2 observadas en Mauna Loa (en la isla estadounidense de Hawái) y en el cabo Grim (en la isla australiana de Tasmania) alcanzaron, respectivamente, 416,96 ppm y 412,1 ppm, en comparación con las 414,62 ppm y las 410,03 ppm registradas en julio de 2020.

    Carbon dioxide

    El metano (CH4) es un potente gas de efecto invernadero que permanece en la atmósfera durante aproximadamente una década.

    Es el causante de aproximadamente el 16 % del efecto de calentamiento provocado por los gases de efecto invernadero de larga vida, según la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) de los Estados Unidos. Alrededor del 40 % del CH4 que se emite a la atmósfera procede de fuentes naturales (por ejemplo, humedales y termitas), mientras que cerca del 60 % proviene de fuentes antropógenas (por ejemplo, ganadería de rumiantes, cultivo de arroz, explotación de combustibles fósiles, vertederos y quema de biomasa).

    El aumento en la concentración de ese gas de 2019 a 2020 fue superior al observado entre 2018 y 2019, y también fue mayor a la tasa de aumento medio anual del último decenio.

    La reducción a corto plazo del CH4 atmosférico podría ayudar a lograr los objetivos del Acuerdo de París y podría contribuir a alcanzar muchos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) porque la mitigación de las emisiones de metano conllevaría múltiples beneficios indirectos. No obstante, ello no resta importancia a la necesidad de reducir de forma drástica, rápida y sostenida las emisiones de CO2.

    Methane

    El óxido nitroso (N2O) es un potente gas de efecto invernadero y, al mismo tiempo, una sustancia química que agota la capa de ozono. Es el causante de aproximadamente el 7 % del forzamiento radiativo provocado por los gases de efecto invernadero de larga vida.

    Las emisiones de N2O a la atmósfera provienen de fuentes naturales (cerca del 60 %) y de fuentes antropógenas (aproximadamente el 40 %), por ejemplo, los océanos, los suelos, la quema de biomasa, el uso de fertilizantes y diversos procesos industriales.

    En 2020, el promedio mundial de la fracción molar de ese gas alcanzó las 333,2 partes por mil millones (ppmm), lo que supone un aumento de 1,2 ppmm respecto a 2019. El aumento anual de 2019 a 2020 fue superior al registrado entre 2018 y 2019, y también fue mayor a la tasa de aumento medio de los últimos diez años (0,99 ppmm al año).

    Las emisiones mundiales de N2O fruto de actividades humanas, entre las que predomina la fertilización de las tierras de cultivo con nitrógeno, han aumentado un 30 % en los últimos cuatro decenios. Así pues, la agricultura es la causante del 70 % de todas las emisiones antropógenas de ese gas debido al uso de fertilizantes nitrogenados y estiércol. Ese aumento fue la principal causa del incremento de la carga atmosférica de N2O.

     Nitrous Oxide

    Notas para los editores:

    En el marco del Programa de la VAG de la OMM se coordinan las observaciones sistemáticas y el análisis de los gases de efecto invernadero y de otros componentes de la atmósfera. Los datos de las mediciones de gases de efecto invernadero son archivados y distribuidos por el Centro Mundial de Datos sobre Gases de Efecto Invernadero (CMDGEI) del Servicio Meteorológico del Japón.

    El 26 de octubre el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) publicará otro informe, un documento complementario centrado en la disparidad en las emisiones. En ese informe se evalúan los estudios científicos más recientes sobre las emisiones de gases de efecto invernadero actuales y las estimadas para el futuro; se comparan con los niveles de emisiones que permitirían al mundo avanzar por la vía menos costosa para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París. Esa diferencia entre "dónde es probable que nos encontremos" y "adónde necesitamos llegar" se denomina disparidad en las emisiones.

    La Organización Meteorológica Mundial es el portavoz autorizado de las Naciones Unidas sobre el tiempo, el clima y el agua

    Para más información, diríjase a: Clare Nullis, agregada de prensa. Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Teléfono móvil: +41 79 709 1397

     Fuente: