cumulonimbusincusmamma.gif
arribayabajo.gif
transferenciadeenergia.gif

ecosistemas

  • Guía para principiantes de la restauración de ecosistemas

     Se trata de una frase que ha estado en boca de científicos, funcionarios y activistas medioambientales en los últimos meses: la restauración de los ecosistemas.  Este año, el 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, marca el inicio oficial del Decenio de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas, un esfuerzo de 10 años para frenar e invertir el deterioro del mundo natural.

    Quizá se pregunte: ¿qué es exactamente un ecosistema y cómo se restaura uno?

    Para responder a la primera pregunta, un ecosistema es un entorno en el que plantas, animales y otros organismos, junto con el paisaje que los rodea, se integran para formar la red de la vida.

    Los ecosistemas pueden ser grandes, como un bosque, o pequeños, como un estanque. Muchos de ellos son cruciales para las sociedades humanas, ya que proporcionan a las personas agua, alimentos, materiales de construcción y una serie de otros elementos esenciales. También proporcionan beneficios a todo el planeta, como la protección del clima y la conservación de la biodiversidad.

    Pero en las últimas décadas, el ansia de los humanos por los recursos ha llevado a muchos ecosistemas al límite.

    Aquí están los ocho tipos principales de ecosistemas y algunas de las medidas que se pueden tomar para recuperarlos. Para obtener más ideas sobre cómo potenciar tus ecosistemas locales y unirte a la #GeneraciónRestauración, consulta el Libro de Juegos para la Restauración de los Ecosistemas del Decenio de las Naciones Unidas, una guía práctica para restaurar el planeta.

    Tierras de cultivo

    Una mujer recoge hojas de té en Asia. Foto del PNUMA / Lisa Murray

    El cultivo excesivamente intensivo, la erosión del suelo, el exceso de fertilizantes y los pesticidas están agotando muchas tierras de cultivo. Las formas de restaurarlas incluyen la reducción de la agricultura, el uso de más fertilizantes naturales y el control de plagas, y la producción de mayor variedad de cultivos, incluido plantación de árboles. Estas medidas pueden reconstruir las reservas de carbono en los suelos, haciéndolos más fértiles para que los países puedan alimentar a sus crecientes poblaciones sin utilizar aún más tierras de labor. La restauración de las tierras de cultivo también crea hábitats para la vida silvestre.

    ¿Sabías que?

    El nitrógeno de los fertilizantes utilizados en la agricultura industrial no sólo contamina el aire y el agua, sino que también contribuye al cambio climático.

    Bosques

    Una vista aérea de un bosque cubierto de nieve. Foto de Pexels / Invisiblepower

    Los bosques y los árboles están siendo talados para satisfacer el hambre de tierra y recursos de la humanidad. La tala, el consumo de leña, la contaminación, las plagas invasoras y los incendios forestales están dañando lo que queda. Restaurar los ecosistemas forestales significa reforestar y reducir la presión sobre los bosques para que los árboles vuelvan a crecer de forma natural. Los sistemas alimentarios son uno de los principales motores de la pérdida de bosques. La reconsideración de la forma en que las personas cultivan y consumen los alimentos puede ayudar a reducir la presión sobre los bosques. Las tierras de cultivo abandonadas y erosionadas pueden ser ideales para la restauración de los bosques, lo que también puede significar la plantación de árboles en paisajes que ahora tienen granjas y pueblos.

    ¿Sabías que?

    Los bosques son el hábitat del 80% de las especies de anfibios del mundo, así como de la mayoría de las aves y mamíferos.

     Lagos y ríos

    Flamencos en un lago chileno poco profundo. Foto del PNUMA / Duncan Moore

    El agua potable y permanente se ha convertido en un lujo. Los ecosistemas de agua dulce se han degradado por la contaminación, la sobrepesca y las infraestructuras, así como por la extracción de más y más agua para el riego, la industria y los hogares. La restauración significa detener la contaminación, reducir y tratar los residuos, gestionar la demanda de agua y de peces, y recuperar la vegetación por encima y por debajo de la superficie.

    ¿Sabías que?

    Muchos peces se alimentan de insectos, por lo que se puede restaurar los ríos dejando que crezcan en sus orillas más plantas aptas para los insectos.

    Praderas y sabanas

    Varias cebras en la hierba alta. Foto de Pexels / Leif Blessing

    Los matorrales, los pastizales y las sabanas están siendo sobrepastoreados y erosionados, transformados para la agricultura e invadidos por especies no autóctonas. Los seres humanos pueden ayudarlos a recuperarse eliminando la vegetación leñosa y resembrando los pastos nativos. Las plantas y animales desaparecidos pueden reintroducirse y protegerse hasta que se consoliden. Los pastores y otros trabajadores deben desempeñar un papel importante en los planes de gestión sostenible de estos ecosistemas.

    ¿Sabías que?

    Los pastizales y las sabanas son el lugar donde el ser humano evolucionó hace millones de años.

    Montañas