mangaensantander.gif
arribayabajo.gif
lasombradelteide.gif

ClimaEspacial

  • Actualización sobre el Ciclo Solar 25 (SC25)

    16 de abril de 2021: Probablemente piense que el ciclo solar 25 es una decepción. Pero vamos a recapacitar. A pesar de los largos períodos de tranquilidad impecable, el nuevo ciclo solar se está adelantando a lo programado. En este gráfico, la curva roja muestra los recuentos de manchas solares previstos por NOAA para el ciclo solar 25; la curva naranja muestra el nuevo mejor ajuste:

     

    Arriba: Números de manchas solares observadas y pronosticadas: más información

     

    “El sol se está comportando como esperábamos, tal vez incluso un poco mejor”, dice Lisa Upton de Space Systems Research Corporation. Es copresidenta del Panel de Predicción del Ciclo Solar 25 de NOAA / NASA. “En 2019, el panel predijo que el Ciclo Solar 25 alcanzaría su punto máximo en julio de 2025 (± 8 meses) con un conteo máximo de manchas solares de 115 ± 10. El comportamiento actual del sol es consistente con un inicio temprano cerca del comienzo de nuestro rango previsto . "

    Si las tendencias actuales se mantienen, el Ciclo Solar 25 (SC25) podría alcanzar su punto máximo ya en 2024, con una fuerza similar al ciclo relativamente débil (SC24) que lo precedió. Sin embargo, no se deje engañar por el adjetivo. Es como la temporada de huracanes. Incluso una temporada "débil" produce huracanes, y todo lo que se necesita es una buena tormenta para causar mucho daño.

     

    Arriba: el flujo de radio de 10,7 cm, otro indicador de la actividad solar, también supera las predicciones: más información

     

    "No me sorprende que la gente se queje de que el SC25 es un fracaso", dice Upton. “Los ciclos débiles suelen estar precedidos por largos períodos de días sin actividad apreciable en lo relativo a manchas solares y tardan en aumentar. Todo esto es consistente con nuestra predicción ".

    Ahora comienza la espera. A medida que el recuento de manchas solares aumente durante el próximo año, los predictores podrán saber si el ciclo solar 25 está "realmente" siguiendo la predicción oficial o haciendo algo completamente diferente. La predicción del ciclo solar es todavía una ciencia incipiente y sigue habiendo mucha incertidumbre.

    Puede mantenerse informado diariamente en relación con este y otros eventos a través de https://www.spaceweather.com/

     

    Publicado el 17 de abril de 2021 en Spaceweather por el Dr. Tony Phillips. Enlace al originial: https://bit.ly/2RGF3Pg

     

     

  • Auroras crepusculares

    Dentro del Círculo Polar Ártico, los observadores del cielo están presenciando una rara mezcla de colores: azul crepuscular y verde aurora. Rayann Elzein es el autor de esta foto, tomada el 11 de abril, desde Utsjoki, Finlandia.

     

     

    "Aquí a 70 ° N, nuestras noches ya no se oscurecen por completo", explica Elzein. "Cuando tomé esta foto cerca de la medianoche, el sol estaba apenas a 10 grados por debajo del horizonte".

    Pronto, el Sol Árico de Medianoche emergerá por completo. "En 3 a 4 días, no será posible ver ni siquiera la aurora boreal más brillante", dice. "Estaré atento al cielo en las próximas noches. De lo contrario, ¡nos vemos de nuevo a finales de agosto!"

     

    Fuente: https://www.spaceweather.com/

     

  • El Ciclo Solar 25 se va animando: llamarada solar de clase M1 (tamaño medio) con algunas consecuencias en las comunicaciones.

    La mancha solar AR2816 entró en erupción durante las últimas horas del 19 de abril (23.42 UT), produciendo una fuerte erupción solar de clase M1. El Observatorio de Dinámica Solar de la NASA registró el destello ultravioleta extremo.

     

     

     

    Esta es una de las llamaradas más fuertes del joven Ciclo Solar 25 (SC25). Un pulso de rayos X y radiación ultravioleta de la llamarada ionizó la parte superior de la atmósfera de la Tierra, provocando un apagón de radio de onda corta sobre el Océano Pacífico (ver mapa inferior). Los navegantes y radioaficionados de la zona podrían haber notado condiciones de propagación inusuales en frecuencias inferiores a 10 MHz.

     

     

    Existe la posibilidad de que la explosión también arrojara una eyección de masa coronal (CME) hacia la Tierra. De ser así, probablemente llegaría del 22 al 23 de abril. Sin embargo, los expertos aún están deliberando. Necesitamos esperar más datos de los coronógrafos SOHO para confirmar la CME. Seguiremos informando.

     

    Fuente: https://www.spaceweather.com/

     

  • El pasado 12 de abril se ha generado un nuevo tornado solar

    El pasado 12 de abril, el Observatorio de Dinámica Solar de la NASA observó una enorme nube de plasma girar hacia arriba y hacia fuera de la superficie del sol. El tornado que vemos en esta película es 10 veces más alto que la Tierra.

     

     

    A diferencia de los tornados de la Tierra, que son moldeados por el viento, los tornados en el Sol están controlados por el magnetismo. Los campos magnéticos solares se retuercen en una furiosa espiral, arrastrando con ellos nubes de plasma. El tornado del 12 de abril se estrechó demasiado y lanzó una nube de gas magnetizado al espacio.

    Los coronagramas a bordo del Observatorio Solar y Heliosférico (SOHO) capturaron la eyección de masa coronal resultante (CME):

     

     

    Pulse aquí para ver el vídeo

     

    Este fenómeno se denomina "CME de cuerda de flujo" porque la CME es literalmente una cuerda: una torsión helicoidal de campos magnéticos de cientos de miles de kilómetros de longitud. Cuando las cuerdas de fundente se aprecian de lado, se ven como un lazo enrollado.

    Los meteorólogos de la NOAA han analizado la trayectoria de esta CME. No afectará a la Tierra. ¡Quizás la próxima vez!

    Nota: Hace unos años, los investigadores descubrieron que no todos los tornados solares son verdaderos tornados. A veces, la dinámica compleja en los campos magnéticos crea la apariencia de un giro donde no existe ninguno. En este caso, sin embargo, los movimientos que vemos en la película SDO + la estructura enrollada del CME sugieren una rotación genuina.

     

    Fuente: https://www.spaceweather.com/

     

     

     

     

  • Fuerte descarga solar con emisiones de radio

    La nueva mancha solar AR2822 explotó el 7 de mayo, produciendo una llamarada solar de clase M3.9, una de las llamaradas más fuertes del joven Ciclo Solar 25. El Observatorio de Dinámica Solar de la NASA registró la explosión cerca de la extremidad noreste del Sol:

     

     

    La ola de sombras que emerge del lugar de la explosión es un "tsunami solar": una ola de plasma magnetizado caliente de unos 100.000 km de altura que recorre la superficie del sol a 250 km/s (560.000 mph).

    Un pulso de radiación ultravioleta y X procedente de la llamarada ionizó la parte superior de la atmósfera de la Tierra. Esto, a su vez, provocó un apagón de radio de onda corta en América del Norte: ver mapa. Los radioaficionados y los marineros pueden haber notado extraños efectos de propagación en frecuencias por debajo de 30 MHz, con algunas transmisiones por debajo de 15 MHz completamente extinguidas.

    Mientras se producía el apagón de la radio, el sol, irónicamente, produjo un fuerte estallido de radio de onda corta. El astrónomo Thomas Ashcraft escuchó un rugido de estática surgir del altavoz de su radiotelescopio en una zona rural de Nuevo México. Haga clic en el espectro dinámico para escuchar:

     

     

    "Después de un largo mínimo solar silencioso, estoy feliz de haber capturado la llamarada solar M3.9 el 7 de mayo", dice Ashcraft. "Generaba emisiones de radio complejas y dinámicas de Tipo II, Tipo V y Tipo III". Estas emisiones naturales son causadas por ondas de choque que se propagan por la atmósfera del Sol; en otras palabras, así es como suena un tsunami solar.

    Además de todo lo demás, la explosión arrojó una CME (Eyección de Masa Coronal) hacia el espacio. Las imágenes coronagráficas del Observatorio Solar y Heliosférico (SOHO) revelarán si hay un componente dirigido a la Tierra. Todavía estamos esperando que lleguen esos datos, así que estén atentos a las actualizaciones. Alertas de Aurora: Texto SMS.

     

    Fuente: https://www.spaceweather.com/

     

  • Importante llamarada solar

    Ayer se produjo una explosión en una región activa ubicada justo detrás de la extremidad sureste del Sol. Los coronógrafos a bordo del Observatorio Solar y Heliosférico (SOHO) vieron el material eyectado volando hacia el espacio:

     

    Pulse para ver la animación

     

    Esta eyección de masa coronal (CME) no afectará a la Tierra. Sin embargo, las CME futuras podrían hacerlo. El sitio de la explosión subyacente (probablemente una mancha solar inestable) rotará a la vista dentro de 48 horas. A mediados de la semana entrante, la Tierra podría estar en la zona de impacto. 

     

    Fuente: https://www.spaceweather.com/

     

  • La gran tormenta geomagnética de mayo de 1921. ¿Se imagina que ocurriría sin un día por ejemplo dejara de funcionar su GPS?

    LA GRAN TORMENTA GEOMAGNÉTICA DE MAYO DE 1921

     

    Una tormenta solar es realmente seria cuando los edificios se incendian. Esto sucedió hace 100 años.

    El 15 de mayo de 1921, la mayor tormenta solar del siglo XX golpeó la Tierra. Alrededor de las 02:00 GMT de ese domingo por la mañana, un intercambiador de telégrafos en Suecia estalló en llamas. Al otro lado del Atlántico, sucedía lo mismo en Nueva York. Las llamas envolvieron el tablero de distribución en la estación Brewster del Ferrocarril Central de Nueva Inglaterra y rápidamente se extendieron para destruir todo el edificio. Durante la conflagración, las líneas telefónicas de larga distancia se quemaron en New Brunswick; los voltajes en las líneas de telégrafo en los EE. UU. se dispararon hasta 1000 V y los barcos avistaban auroras en el mar cruzando el Ecuador. Fue una gran tormenta solar.

     

     

    El estallido ocurrió durante el final perezoso del ciclo solar 15, un ciclo sin complicaciones que casi terminó en 1921. El número de manchas solares era bajo, pero bastó solo una. La mancha solar gigante AR1842 apareció a mediados de mayo y comenzó a destellar, lanzando múltiples eyecciones de masa coronal (CME) hacia la Tierra. En aquellos días, los científicos ni siquiera habían oído hablar de las "CME", por lo que se sorprendieron por completo cuando llegaron las nubes de plasma.

    Mientras golpeaba una CME tras otra, el campo magnético de la Tierra se balanceaba hacia adelante y hacia atrás, ondeando con energía. Los incendios fueron un resultado directo. Según la física, cuando un campo magnético cambia rápidamente, la electricidad fluye a través de los conductores en el área. Se llama "inducción magnética". Las líneas de telégrafo de principios del siglo XX se encontraron repentinamente zumbando con corrientes inducidas. En Suecia y Nueva York, los cables se calentaron tanto que encendieron papeles telegráficos y otros combustibles.

     

    Arriba: Titulares de los periódicos de Nueva York el 15 de mayo de 1921.

     

    ¿Qué pasaría si la misma tormenta golpeara hoy? Un informe de la Real Academia de Ingeniería de 2013 resume las posibilidades. Baste decir que el fuego sería la menor de nuestras preocupaciones. La tecnología moderna es mucho más sensible a la actividad solar que los simples cables de cobre de 1921. La misma tormenta solar de hoy podría causar apagones regionales, exponer a los viajeros aéreos a la radiación, destruir satélites y desactivar tecnologías de radio como el GPS.

    La pérdida de electricidad a menudo se cita como el peor efecto secundario probable de una supertormenta solar, pero los sistemas de energía son más resistentes de lo que solían ser. Gracias a las mejoras realizadas después del gran apagón de Quebec de 1989, muchas redes modernas se recuperaron rápidamente. Una pérdida más preocupante podría ser el GPS. Pensamos en el GPS como nuestra principal forma de encontrar cosas: ambulancias encontrando accidentes, pilotos encontrando pistas, etc. Pero hay más que eso. El GPS nos dice qué hora es, un servicio de relojes atómicos a bordo de los satélites. De hecho, la hora del GPS forma parte del tejido de la sociedad moderna.

     

    Arriba: concepto artístico de un satélite GPS. Crédito: USAF

     

    Veamos el siguiente párrafo de un informe publicado en el Atlántico titulado "¿Qué sucede si falla el GPS?":

    "Las redes de telecomunicaciones se basan en relojes GPS para mantener sincronizadas las torres de telefonía celular, de modo que las llamadas puedan pasar entre ellas. Muchas redes eléctricas utilizan los relojes en equipos que ajustan el flujo de corriente en redes sobrecargadas. El sector financiero utiliza sistemas de cronometraje derivados del GPS para marcar la hora, cajeros automáticos, tarjetas de crédito y transacciones de mercado de alta velocidad. Sincronización de redes informáticas, televisión y radio digitales, informes meteorológicos de radar Doppler, monitoreo sísmico, incluso secuenciación multicámara para la producción de películas: los relojes GPS intervienen en todo ".

    "¿Qué pasaría si todas estas radios de reloj voladoras fueran destruidas y todo en el suelo comenzara a parpadear a las 12:00?" pregunta el autor, Dan Glass. Respuesta: "Nadie lo sabe".

    Los estudiosos del clima espacial suelen llamar al evento de mayo de 1921 una "tormenta de 100 años". Sin embargo, investigaciones recientes (tanto históricas como estadísticas) sugieren que tales tormentas ocurren con más frecuencia, cada 40 a 60 años. De cualquier manera, vamos tarde.

    Puede encontrar una versión original para compartir de esta historia con lecturas adicionales en este enlace.

     

    Fuente: https://www.spaceweather.com/

     

     

     

  • Llamarada solar dirigida hacia la Tierra

    La mancha solar AR2816 ha dado lugar a otra llamarada solar, esta vez una erupción de clase C3.8 el 22 de abril (04:35 UT). Un pulso de rayos X y radiación ultravioleta ionizó la parte superior de la atmósfera de la Tierra, produciendo un apagón menor de radio de onda corta en el sureste de Asia. El Observatorio de Dinámica Solar de la NASA registró una onda de choque alejándose del lugar de la explosión; esto sugiere que una Eyección de Masa Coronal  (CME) se dirige hacia nosotros. Estaremos atentos a las actualizaciones. 

     

     

     

     

    Fuente: https://www.spaceweather.com/

     

  • Tsunami Solar y Eyección de Masa Coronal (CME)

    La mancha solar AR2816 que mira hacia la Tierra explotó el 22 de abril (0435 UT), produciendo una llamarada solar de clase C3.8. El Observatorio de Dinámica Solar de la NASA registró una importante onda de choque alejándose del lugar de la explosión.

     

     

    Esto es un "tsunami solar". Es una onda de plasma caliente y magnetismo, de unos 100.000 km de altura, que corre hacia el exterior a aproximadamente 250 km / s (560.000 mph). Estas ondas generalmente se asocian con el lanzamiento de eyecciones de masa coronal (CME) y, de hecho, se ha observado una.

    Los coronagramas a bordo del Observatorio Solar y Heliosférico (SOHO) detectaron una CME que se alejaba del sol horas después de la llamarada. Es débil pero definitivamente dirigida hacia la Tierra.

     

    Enlace a la animación

     

    La velocidad inicial de la CME fue de aproximadamente 760 km/s. Según su velocidad y otros factores, los predictores de la NOAA creen que la CME llegará a la Tierra el 25 de abril, lo que podría provocar tormentas geomagnéticas de clase G2

     

    Enlace a artículo relacionado: https://t.co/PTNyEXdhw9?amp=1

    Fuente: https://www.spaceweather.com/

     

     

  • Una cronología de las grades tormentas solares que dieron lugar a auroras

    Imagínese que vive en Florida. Nunca podrá ver una aurora boreal... ¿verdad? En realidad, las probabilidades pueden ser mejores de lo que cree. Un nuevo estudio histórico recién publicado en el Journal of Space Weather and Space Climate muestra que las grandes tormentas que dan lugar a auroras se producen de 40 a 60 años.

    "Están sucediendo con más frecuencia de lo que pensábamos", dice Delores Knipp de la Universidad de Colorado, autor principal del artículo. "Examinando los últimos 500 años, encontramos muchas tormentas extremas produciendo auroras en lugares como Florida, Cuba y Samoa".

     

     

    Este tipo de investigación histórica no es fácil. Hace cientos de años, la mayoría de la gente ni siquiera había oído hablar de la aurora boreal. Cuando aparecieron las luces, se describieron como "niebla", "vapores", "espíritus", casi cualquier cosa que no fueran "auroras". Hacer una línea de tiempo de 500 años requiere investigar en registros no convencionales como diarios personales, registros de barcos, informes meteorológicos locales, a menudo en idiomas extranjeros para los investigadores.

    "Definimos una 'Gran Tormenta' simplemente como aquella en la que las auroras eran visibles a simple vista en o por debajo de 30 grados de latitud magnética", dice Knipp.

    Los avistamientos visuales fueron clave. El ojo humano es un sensor que hemos tenido en común con los observadores desde el comienzo de la historia registrada. Los científicos premodernos no tenían satélites o magnetómetros para medir las tormentas solares, pero podían mirar hacia el cielo nocturno. En total, el equipo de Knipp registró 14 ejemplos de tormentas en las que muchas personas vieron auroras a 30 grados del ecuador.

    "Puede haber más", señala. "Por ejemplo, estoy al tanto de un evento de baja latitud que ocurrió entre febrero y abril de 1648. Sin embargo, no está en la línea de tiempo porque aún no hemos podido precisar la fecha".

     

    Arriba: Un boceto de un testigo presencial de auroras rojas sobre Japón a mediados de septiembre de 1770. [ref]

     

    Mire la línea de tiempo nuevamente; hay todo un cúmulo de avistamientos en septiembre de 1770. "La Gran Tormenta de 1770 parece ser un evento de 500 años", dice Knipp. "Hubo auroras de baja latitud durante 9 noches seguidas".

    Durante la tormenta de 1770, auroras rojas extremadamente brillantes cubrieron Japón y partes de China. El propio capitán James Cook vio la imagen desde el HMS Endeavour cerca de la isla de Timor, al sur de Indonesia. El colega de Knipp, Hisashi Hayakawa (Universidad de Nagoya), ha encontrado dibujos de la mancha solar instigadora; tiene el doble del tamaño de la mancha solar que causó el conocido Evento Carrington de 1859. La cronología de Knipp sugiere que esto no fue "simplemente otra Gran Tormenta"; En 1770 sucedió algo excepcional que los investigadores aún no comprenden del todo.

    A los investigadores reconocidos del clima espacial de hoy se les enseñaba en los centros de formación que las grandes tormentas son raras. Durante mucho tiempo se pensó que el Evento Carrington era un evento singular, único en el registro histórico. Estudios recientes están encontrando lo contrario. El mes pasado, Jeffrey Love, del Servicio Geológico de EE. UU., Publicó un artículo en Space Weather que muestra que las tormentas geomagnéticas extremas se repiten cada  aproximadamente cada 45 años, un resultado de acuerdo con el de Knipp. Usó técnicas completamente diferentes (estadísticas de valores extremos y registros magnetométricos) para llegar a una conclusión similar.

    La última Gran Tormenta en la línea temporal ocurrió hace 32 años. Pronto, será el momento de otra. 

    Una versión para compartir de esta historia está disponible en ingés en este enlace.

     

    Fuente: https://www.spaceweather.com/