69sesentaynueve.gif
mardeniebla.gif
despidiendoalotono.gif

Detección de terremotos desde la estratosfera utilizando globos

Si quisiéramos detectar un terremoto en Venus, sería muy complicado. La superficie del planeta está lo suficientemente caliente como para derretir el plomo y la presión atmosférica es aplastante. Ningún sismómetro terrestre podría resistir esas condiciones. ¿Qué puede hacer un sismólogo extraterrestre?: lanzar un globo.

 

Arriba: Los investigadores se preparan para lanzar un globo Strateole-2 con sensores capaces de detectar terremotos a miles de kilómetros de distancia.

 

Un nuevo artículo recién publicado en Geophysical Research Letters informa sobre la detección de un terremoto de magnitud 7,3 por una flota de globos que navegan a través de la estratosfera sobre el Mar de Flores de Indonesia. Los sensores de infrasonidos a bordo registraron ondas acústicas que se elevaban desde la superficie del mar, lo que demuestra que, aquí en la Tierra, los globos pueden usarse como sismómetros.

"La misma técnica debería funcionar en la atmósfera de Venus", dice Raphael Garcia, autor principal del estudio y científico planetario del Institut Supérieur de l'Aéronatique et de l'Espace de la Universidad de Toulouse. "Los sensores instalados ​​en globos podrían flotar muy por encima de la superficie mortal de Venus, recopilando datos a una distancia segura".

En el otoño de 2021, el Centre National d'Etudes Spatiales (CNES) lanzó una flota de 16 globos desde la isla de Mahé en el archipiélago de las Seychelles. A diferencia de los globos meteorológicos ordinarios, que explotan en cuestión de horas, estos eran "globos de superpresión", que pueden permanecer en el aire durante meses. Los vientos estratosféricos los llevaron sobre el Mar de Flores.

 


Arriba: Posición del terremoto del Mar de Flores (cuadrado azul) con sismómetros terrestres (estrellas moradas) y globos Strateole-2 (círculos rojos)

 

Cuatro globos detectaron el terremoto submarino el 14 de diciembre de 2021. Combinando sus señales, los investigadores identificaron el epicentro dentro de los 300 km, la magnitud del terremoto dentro de las 0,8 unidades y su inicio dentro de los 50 segundos. Además, las formas de onda registradas por los sensores de infrasonidos fueron lo suficientemente detalladas como para detectar estructuras en la Tierra a 100 km de profundidad.

A García le gustaría hacer lo mismo en Venus. "No sabemos nada de su interior", dice. "No sabemos qué está pasando en su interiro, y la sismología es una de las mejores herramientas para averiguarlo".

Los globos sísmicos también podrían ser útiles en la Tierra. "Se podrían usar globos para cubrir regiones oceánicas donde aún no se han desplegado sismómetros convencionales", señala García. "Otra ventaja: los globos se pueden desplegar rápidamente justo después de un gran terremoto para monitorear las réplicas".

 

Arriba: Ondas acústicas registradas por cuatro globos durante el terremoto del Mar de Flores.

 

Los vuelos de prueba ya han desenterrado una curiosidad en América del Sur. El 28 de noviembre de 2021, solo uno de los globos detectó un terremoto de magnitud 7,5 en el norte de Perú. La frecuencia del infrasonido, 0,23 Hz, fue superior a la esperada; a modo de comparación, el terremoto del Mar de Flores registró un rango más típico de 0,085 a 0,125 Hz. El equipo de García cree que el tono alto puede haber sido causado por un "sonido" de sedimentos en la cuenca del Amazonas.

La detección de terremotos desde la estratosfera es relativamente nueva. Los investigadores de Caltech y el Laboratorio de Propulsión a Chorro lo hicieron por primera vez en julio de 2019. El estudio de García marca la primera vez que más de un globo detecta un terremoto. No será el último.

Para obtener más información, lea la investigación original aquí.

 

Fuente https://spaceweather.com/