mangaensantander.gif
arribayabajo.gif
ciudadasustada.gif

En el Día Mundial de la Salud se hace un llamamiento a la acción a favor de "Nuestro planeta, nuestra salud

 6 - 7 minutos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha hecho un llamamiento urgente para que se acelere la acción con el fin de preservar y proteger la salud y mitigar el cambio climático en el marco de la campaña "Nuestro planeta, nuestra salud" en el Día Mundial de la Salud.

En su llamamiento a la acción, la OMS señala que el 99% de las personas respiran un aire insalubre debido principalmente a la quema de combustibles fósiles. En un mundo que se calienta, los mosquitos propagan las enfermedades más lejos y más rápido que nunca. Los fenómenos meteorológicos extremos, la pérdida de biodiversidad, la degradación del suelo y la escasez de agua están desplazando a las personas y afectando a su salud.

"La crisis climática es una crisis sanitaria: las mismas decisiones insostenibles que están destruyendo nuestro planeta están matando a las personas", dijo el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS. "Necesitamos soluciones transformadoras para desenganchar al mundo de su adicción a los combustibles fósiles, para reimaginar economías y sociedades centradas en el bienestar, y para salvaguardar la salud del planeta de la que depende la salud humana."

La OMS estima que más de 13 millones de muertes al año en todo el mundo se producen por causas ambientales evitables.

La OMS y la OMM cuentan con una Oficina conjunta sobre Clima y Salud y un Grupo de Estudio Conjunto sobre Salud en el marco de la Comisión de Servicios de la OMM. Las áreas de interés incluyen el cambio climático y las condiciones meteorológicas extremas, en particular las olas de calor y el calor extremo, así como los peligros relacionados con el agua, la contaminación atmosférica, la radiación UV y los impactos en la salud.

El reciente informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático ha puesto de manifiesto una vez más que el cambio climático supone un riesgo creciente para la salud humana y planetaria y que éste aumenta con cada fracción de grado de calentamiento.

Los servicios meteorológicos nacionales han designado ya más de 85 centros de coordinación para apoyar mejor a la colectividad sanitaria. Esta estrecha cooperación se ejemplificó a través del Equipo de trabajo de la OMM sobre factores meteorológicos y de calidad del aire en la pandemia de COVID-19.

Calidad del aire

La OMM también apoya a la OMS y el compromiso mundial de reducir en dos tercios las muertes debidas a la contaminación atmosférica para 2030.

En concreto, la OMM se ha comprometido a reforzar la calidad y la disponibilidad de las observaciones de la contaminación, a permitir la prestación de servicios de predicción y asesoramiento sobre la calidad del aire y a incorporar las repercusiones sanitarias en las principales evaluaciones científicas sobre el clima y el cambio climático.

Existe un intrincado vínculo entre el tiempo, el clima y la calidad del aire. El año pasado, la OMM publicó su primer boletín sobre la calidad del aire a través de los datos climáticos y presentó una animación al respecto. En él se mostraba cómo, en 2020, hubo episodios tanto de mejora como de deterioro de la calidad del aire en diferentes partes del mundo. Mientras que las emisiones de contaminantes atmosféricos provocadas por el hombre disminuyeron durante la recesión económica de COVID-19, los extremos meteorológicos alimentados por el cambio climático y medioambiental desencadenaron tormentas de arena y polvo e incendios forestales sin precedentes que afectaron a la calidad del aire.

Según un nuevo informe de la OMS, casi toda la población mundial (el 99%) respira un aire que supera los límites de calidad del aire establecidos por la OMS y que pone en peligro su salud. La gente respira niveles insalubres de partículas finas y de dióxido de nitrógeno, y los habitantes de los países de ingresos bajos y medios son los más expuestos.

Con la actualización de 2022 en la base de datos de calidad del aire de la Organización Mundial de la Salud se introducen, por primera vez, mediciones en tierra de las concentraciones medias anuales de dióxido de nitrógeno (NO2), un contaminante urbano común y precursor de las partículas y el ozono. También incluye mediciones de partículas con diámetros iguales o inferiores a 10 μm (PM10) o 2,5 μm (PM2,5).  Ambos grupos de contaminantes se originan principalmente en las actividades humanas relacionadas con la combustión de combustibles fósiles.

La nueva base de datos sobre la calidad del aire es la más amplia hasta ahora en cuanto a su cobertura de la exposición a la contaminación atmosférica sobre el terreno. Un número sin precedentes de más de 6.000 ciudades de 117 países controlan ahora la calidad del aire. Unas 2.000 ciudades más registran ahora los datos de seguimiento sobre el terreno de las partículas, PM10 y/o PM2,5, que en la última actualización. Esto marca un aumento de casi 6 veces más desde que la base de datos se puso en funcionamiento en 2011.

La OMM colaborará con la OMS para evaluar y mejorar la calidad de los datos disponibles. Proporciona normas técnicas para garantizar la calidad de las observaciones y evalúa las nuevas técnicas de medición, como los sensores de bajo coste. 

Las partículas, especialmente las PM2,5, son capaces de penetrar en lo más profundo de los pulmones y pasar al torrente sanguíneo, causando efectos cardiovasculares, cerebrovasculares (apoplejía) y respiratorios. Existen nuevas evidencias de que las partículas afectan a otros órganos y causan también otras enfermedades.

El Comité Directivo del Sistema de Asesoramiento y Evaluación de Tormentas de Arena y Polvo (SDS-WAS) de la OMM está colaborando estrechamente con la OMS sobre el impacto sanitario de la arena y el polvo y actualmente trabaja en un informe conjunto sobre estas cuestiones.

Catástrofes y mortalidad

 Una situación de catástrofe relacionada con un peligro meteorológico, climático o hídrico mató a una media de 115 personas al día en los últimos 50 años, según un informe de la OMM publicado el año pasado.

El Atlas de la OMM sobre la mortalidad y las pérdidas económicas debidas a fenómenos meteorológicos, climáticos e hidrológicos extremos (1970 - 2019) revela que hubo algo más de 2 millones de muertes. Más del 90% de ellas se produjeron en países en desarrollo. De las 10 principales catástrofes, los peligros que provocaron las mayores pérdidas humanas durante el periodo han sido las sequías (650 000 muertes), las tormentas (577 232 muertes), las inundaciones (58 700 muertes) y las temperaturas extremas (55 736 muertes).

Las muertes se redujeron casi tres veces entre 1970 y 2019 gracias a la mejora de las alertas tempranas y a una mejor gestión de las catástrofes. El número de muertes se redujo de más de 50 000 en la década de 1970 a menos de 20 000 en la década de 2010. En las décadas de 1970 y 1980 se registró una media de 170 muertes diarias relacionadas con la catástrofe. En la década de 1990, esa media se redujo en un tercio, hasta 90 muertes relacionadas al día, y luego siguió bajando en la década de 2010, hasta 40 muertes relacionadas al día.

Fuente: