traslatormenta.gif
mardeniebla.gif
trazadoresdelviento.gif

Los sistemas de predicción estacional podrían ser la clave para predecir con antelación el calentamiento del subsuelo

4 - 5 minutos

La Fundación Centro Euromediterráneo sobre el Cambio Climático (CMCC), una institución de investigación climática sin ánimo de lucro patrocinada por el gobierno italiano, ha publicado un nuevo estudio en el que se evalúa la capacidad de los sistemas de predicción estacional para predecir el contenido de calor en la subsuperficie del océano (OHC), lo que podría dar lugar a alertas más avanzadas antes de que se produzcan fenómenos de calor extremo.

Los sistemas de previsión estacional más avanzados proporcionan predicciones de condiciones climáticas inusuales en la atmósfera, el océano, la tierra y otros componentes del clima. Estos sistemas son capaces de predecir variables climáticas como la temperatura y las precipitaciones con meses de antelación. Una de las principales ventajas de esta función es la interacción entre el océano y la atmósfera, conocida como El Niño Oscilación del Sur (ENSO).

El ENSO modifica la circulación atmosférica en todo el Pacífico tropical y, en consecuencia, provoca teleconexiones que modifican los climas estacionales en todo el mundo. La parte superior del océano actúa como un "banco de memoria" al proporcionar el almacenamiento de calor a largo plazo para la región. Por lo tanto, la capacidad de predecir los cambios estacionales está fuertemente influenciada por el OHC subsuperficial en el Pacífico tropical.

Las anomalías del OHC suelen persistir durante varios meses, lo que hace que esta variable sea un componente vital de la predicción estacional tanto en el océano como en la atmósfera. Sin embargo, la capacidad de los sistemas de predicción estacional para predecir el OHC sigue sin estar probada.

Un estudio dirigido por la Fundación CMCC y publicado en la revista Climate Dynamics, presenta una estimación de la capacidad de predicción del contenido de calor del océano en los 300 metros superiores en dos sistemas de previsión estacional de última generación.

Ronan McAdam, autor principal e investigador de la División de Modelización y Asimilación de Datos Oceánicos del CMCC, declaró: " No existía una validación exhaustiva del contenido de calor oceánico en los sistemas de previsión estacional, a pesar de su importante papel en la predicción estacional y de sus posibles aplicaciones. Hasta donde sabemos, éste es el primer intento de estimar la capacidad de predicción del OHC a escalas temporales estacionales y para el océano global".

Los dos sistemas de predicción utilizados en la investigación fueron el Sistema de Predicción Estacional Versión 3 de la Fundación CMCC (CMCC-SPS3), y el Sistema de Predicción Estacional de quinta generación del Centro Europeo de Predicción Meteorológica a Medio Plazo (ECMWF- SEAS5). Desde 2018, ambos sistemas contribuyen al Servicio de Cambio Climático de Copérnico (C3S).

En general, los investigadores descubrieron que los sistemas dinámicos hacen predicciones estacionales hábiles de OHC en los 300m superiores a través de una amplia gama de tiempos de inicio de pronóstico, estaciones y entornos dinámicos. Se eligió la zona de los 300 metros superiores porque abarca muchos fenómenos diversos en el océano que son relevantes para la predicción o las aplicaciones. Por ejemplo, en los trópicos, el ciclo de ENSO y los eventos correlacionados con este fenómeno están fuertemente influenciados por la OHC subsuperficial en el Pacífico tropical, mientras que en el Atlántico Norte las anomalías de la OHC afectan a la formación de huracanes. La vida marina también se ve afectada por el descenso y el desplazamiento del hábitat que se produce bajo la superficie. Por ello, la predicción temprana de las anomalías del OHC puede ayudar a mitigar los fenómenos extremos.

El estudio muestra que existe la posibilidad de realizar predicciones precisas del calentamiento del subsuelo hasta con dos temporadas de antelación, lo que abre un amplio abanico de posibles aplicaciones de la predicción estacional marina. Por ejemplo, la predicción estacional permitiría predecir con antelación las condiciones oceánicas que hacen más probables los episodios de calor extremo y, por tanto, daría a las pesquerías, las explotaciones acuícolas y las zonas marinas protegidas tiempo suficiente para prepararse para los episodios adversos. 

Según McAdam, "aunque hay algunos estudios sobre la utilización de las predicciones del contenido térmico, quizá las aplicaciones potenciales no se conocen todavía de forma generalizada. Una tarea apasionante y urgente para la predicción estacional en un futuro próximo es la predicción de las olas de calor marinas, que se producen en profundidad o son impulsadas por anomalías térmicas subsuperficiales. El papel de la OHC en las olas de calor marinas es, de hecho, doble: el aumento de la OHC puede aumentar la probabilidad de que se produzcan las olas de calor y, por tanto, puede ser un impulsor de lo que llamamos una ola de calor impulsada por el océano, o puede ser en sí mismo una indicación de que se está produciendo una ola de calor. La duración media de este tipo de fenómenos está aumentando en todo el mundo y se está cruzando con las escalas de tiempo de las predicciones estacionales. Afortunadamente, se espera que los eventos impulsados por el calentamiento de la subsuperficie sean más predecibles que los impulsados principalmente por perturbaciones atmosféricas relativamente repentinas. La predicción temprana del calentamiento de la subsuperficie podría suponer un gran beneficio económico y práctico para varias industrias, como la acuicultura y la pesca, y podría ayudar a los esfuerzos de conservación marina contra los eventos de mortalidad masiva".

Debido al papel que estas previsiones podrían desempeñar en la toma de decisiones socioeconómicas, el siguiente paso en el trabajo de predicción estacional marina será, por tanto, la validación de índices que tengan relevancia socioeconómica, como el número y la intensidad de los fenómenos extremos. Cualquier validación de este tipo requerirá un contexto sobre cómo se comportan las variables clave, como la OHC, en los sistemas de previsión estacional. Este estudio proporciona un primer paso en esta dirección a escala global.

Fuente:   By DAN SYMONDS