altocumulusrascacielis.gif
mardeniebla.gif
lasombradelteide.gif

China ha dispuesto de nieve abundante para la celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022, pero ¿a qué coste para el medio ambiente?

Según los científicos es probable que  la densa nieve artificial que cubrió las zonas de competición de los juegos afecte al agua, el suelo, los animales y las plantas en las regiones montañosas.

 

Norway's Aleksander Aamodt Kilde competes in the mens downhill final during the Beijing 2022 Winter Olympic Games at the Yanqing National Alpine Skiing Centre in Yanqing on Feb. 7, 2022. Credit: Fabrice Coffrini/AFP via Getty Images

 Norway's Aleksander Aamodt Kilde competes in the men's downhill final during the Beijing 2022 Winter Olympic Games at the Yanqing National Alpine Skiing Centre in Yanqing on Feb. 7, 2022. Credit: Fabrice Coffrini/AFP via Getty Images

 

Los Juegos Olímpicos de Beijing 2022 concluyeron el pasado fin de semana, pero la construcción y el uso de nieve artificial en las competiciones deportivas alpinas y de deslizamiento en Zhangjiakou y Yanqing podrían crear cambios a largo plazo en los ecosistemas de las áreas.

Antes de que los mejores atletas de invierno del mundo tomaran las pistas, docenas de máquinas suministradas por la empresa italiana TechnoAlpin cubrieron las zonas de competición con nieve artificial. Los Juegos se basaron casi por completo en la nieve artificial, que es más dura y densa que la natural.

La mayoría de los eventos de esquí y snowboard en los Juegos, incluidos el estilo libre, el campo a través y los saltos de esquí, se llevaron a cabo en Zhangjiakou, una zona montañosa a unas 110 millas al noroeste de Beijing. Las competencias de esquí alpino, bobsleigh y luge tuvieron lugar en Yanqing, otra región montañosa, a unas 45 millas de la capital china.

El Comité Organizador de Beijing para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno de 2022 describió sus esfuerzos para preservar la capa superior del suelo, proteger la vegetación y minimizar la interrupción de los hábitats de los animales en el Informe de Sustentabilidad previo a los Juegos de Beijing. Pero los expertos en hidrología y suelo han expresado su preocupación sobre si los esfuerzos de conservación y restauración propuestos serán suficientes para evitar daños al suelo, las plantas y los animales.

“Su estado natural probablemente tardaría varios cientos de años en recuperar su estado original”, dijo Carmen de Jong, profesora de hidrología de la Universidad de Estrasburgo, sobre el impacto de proyectos de construcción más grandes como las pistas de esquí sobre el medio ambiente. “Entonces, los impactos serán irreversibles o habrá impactos muy fuertes”.

No se pudo contactar con ningún portavoz del Comité Organizador de Beijing para hacer comentarios, a pesar de las múltiples solicitudes.

Tensión sobre el suministro de agua
Las dos regiones áridas seleccionadas como sedes carecen de la nieve natural necesaria para albergar las competiciones olímpicas. De diciembre a febrero se encuentran entre los meses más secos para Beijing y las áreas circundantes con pocas precipitaciones en promedio reportadas en enero, según la Organización Meteorológica Mundial.

Si bien Beijing no es el primer anfitrión de los Juegos Olímpicos de invierno en usar nieve artificial en sus zonas de competición, la ciudad es la primera en usar exclusivamente nieve artificial.

Las áreas tampoco tienen suficiente agua para producir la cantidad de nieve artificial necesaria para los Juegos, lo que llevó a los organizadores olímpicos chinos a extraer agua de los embalses utilizando decenas de kilómetros de tuberías. Beijing desvió agua del embalse de Balhebao al río Guishi, generalmente un lecho de río seco en el invierno, según un periódico estatal.

El agua requerida para producir nieve artificial para los Juegos supuestamente agotó los suministros de agua locales, aunque los funcionarios de Beijing y los medios estatales han insistido en lo contrario. Los datos más recientes encontraron que Beijing tiene aproximadamente 36 000 galones de recursos de agua dulce por residente, mientras que Zhangjiakou tenía 83 000 galones por persona. El umbral para que un país sea visto como con escasez de agua es proporcionar menos de 260.000 galones de agua dulce por persona.

Pero la producción de nieve artificial no afecta solamente al suministro de agua de Beijing.

Impacto sobre el suelo y la vegetación
La nieve artificial provoca cambios en el aislamiento del suelo y puede elevar la temperatura del suelo, según un artículo de de Jong en "La enciclopedia de la nieve, el hielo y los glaciares". El uso de maquinaria para alisar la superficie de la nieve agrava estos efectos.

"La combinación de esta nieve artificial muy densa y dura y los preparadores de nieve que los comprimen y trabajan, generalmente dan lugar a una falta de oxígeno entre el suelo y la nieve y luego el suelo en sí también se vuelve muy comprimido e impermeable", dijo de Jong. .

El personal de construcción de las sedes olímpicas extrajo, almacenó y reutilizó la capa vegetal rica en semillas en proyectos de restauración ecológica en Yanqing, dijo el Comité Organizador de Beijing en el informe de sustentabilidad. El comité escribió que “la restauración al estado natural se ha logrado con éxito”, pero no dio más detalles sobre el significado de restauración exitosa.

La disminución de la capacidad del suelo para transmitir fluidos puede dificultar la infiltración de agua y aumentar la escorrentía de aguas superficiales, lo que contribuye a la erosión.

“Probablemente habrá muchos problemas con la erosión”, dijo de Jong. “Entonces, donde quitaron los árboles y la vegetación que ha sido reemplazada por pistas de esquí que ahora corren verticalmente hacia las laderas… eso significa que estas áreas concentran el agua, concentran los sedimentos que causarán erosión. Una vez que ha comenzado la erosión, es muy difícil detenerla”.

Y los cambios en el suelo tienen efectos dominó para la vida vegetal.

"La empresa de fabricación de nieve en sí misma... perturba la vegetación de una manera bastante significativa", dijo Noah Molotch, profesor asociado de geografía en la Universidad de Colorado, Boulder, que se especializa en agua superficial e hidrología de la nieve.

Molotch dijo que la nieve artificial afecta la distribución del agua y la temperatura del suelo. Eso, a su vez, afecta "la productividad del suelo, en parte debido a la disponibilidad de agua, pero también porque esos ciclos influyen en la disponibilidad de nutrientes porque la temperatura del suelo y el agua afectan la disponibilidad de nutrientes".

Los cambios en la disponibilidad de agua, energía y nutrientes pueden influir en la distribución de las plantas en el paisaje, dijo. Las alteraciones del suelo creadas por la nieve también podrían afectar los períodos de crecimiento de las plantas en la región.

“Con una capa de nieve excesivamente compactada, la duración de la nieve puede prolongarse en un promedio de dos semanas”, dijo Csilla Hudek, investigadora asociada principal en el Centro Ambiental de Lancaster en la Universidad de Lancaster. “Esto disminuiría el período vegetativo de las plantas, lo que reduce la abundancia de plantas de flores tempranas y favorece las especies tardías, acortando el período de propagación de semillas”.

Después de los Juegos Olímpicos, la zona de Yanqing ofrecerá turismo durante todo el año con la oportunidad de practicar deportes de invierno, según el sitio web de los Juegos Olímpicos de Beijing 2022. La zona de Zhangjiakou, que incluye una estación de esquí comercial existente, seguirá funcionando como centro de entrenamiento deportivo.

Pero a medida que aumentan las temperaturas globales, la demanda de producción de nieve artificial puede ejercer una mayor presión sobre los suministros de agua locales, ya que el cambio climático afecta a los patrones de precipitación.

La continuación del uso comercial transforma las áreas naturales desarrolladas para los Juegos en lo que Molotch llama un "paisaje gestionado", donde hay una intervención humana significativa en la estructura del paisaje y las plantas y animales que crecen o residen en el área.

“Hacer nieve y poner nieve en ese ambiente”, dijo Molotch, “no necesariamente suena como algo ecológicamente destructivo, pero eso no significa que no tenga un profundo impacto ecológico”.

 

Publicado el 20 de febrero de 2022 en Inside Climate News por Cristobella Durrette. Enlace al original