espectrobroken.gif
arribayabajo.gif
lasombradelteide.gif

Actualización de La Niña, enero de 2022

 5 - 6 minutos

Este evento de La Niña está probablemente cerca de su punto más alto al principio del año 2022. Sin embargo, los efectos relacionados con el tiempo y el clima mundial continuarán durante el resto del invierno y la primavera, ya que los efectos climáticos van por detrás de los cambios de la temperatura superficial del mar del Pacífico tropical. Los pronósticos favorecen una transición a la neutralidad en el período de abril a junio.

Temperaturas

La temperatura de la superficie del mar en la región Niño-3.4 del Pacífico tropical -nuestra principal medida El Niño/Oscilación del Sur (ENSO)- fue 1,1° C más fría que la media de 1991-2020 en diciembre, según el registro de datos ERSSTv5.

Anomalías mensuales de la temperatura de la superficie del mar (diferencia respecto a la media) en la región del Niño 3.4 del Pacífico tropical para 2020-21 (línea púrpura) y para todos los restantes años (líneas grises) a partir de los inviernos del primer año de La Niña desde 1950. Gráfico de Climate.gov basado en los datos de temperatura del ERSSTv5.

La desviación de la temperatura de tres meses respecto a la media de Niño-3.4, el índice de Niño oceánico, para octubre-diciembre fue de -1,0° C. Esto marca el cuarto período de tres meses ("temporada" en la jerga de predicción climática) consecutivo con un índice más de 0,5° C más frío que la media a largo plazo. Se necesitan cinco temporadas seguidas para que se considere un evento oficial de El Niño o La Niña y se coloree de rojo o azul en la tabla de eventos históricos. Es seguro que este evento será calificado - los pronósticos dan al período diciembre-febrero una probabilidad del 100% de estar en territorio de La Niña, y un 95% de probabilidad para enero-marzo.

 

La previsión oficial del CPC/IRI sobre la probabilidad del ENSO. Las barras muestran las probabilidades estacionales para cada posible estado del ENSO -El Niño (rojo), La Niña (azul) y neutral (gris) desde el invierno de 2022 hasta el otoño de 2022. El pronóstico se basa en un consenso de los predictores del CPC y del IRI, y se actualiza durante la primera mitad del mes, en asociación con la Discusión de Diagnóstico ENSO oficial del CPC/IRI. Se basa en información observacional y predictiva de principios de mes y del mes anterior. Imagen del IRI.

¿Por qué se utilizan cinco estaciones? Porque, cuando necesitaban elaborar una definición oficial de ENSO, un comité internacional de expertos en ENSO argumentó que necesitamos que las anomalías de la temperatura de la superficie del mar del Pacífico ecuatorial persistan durante ese tiempo para garantizar que la atmósfera y el océano en el sistema ENSO estén realmente acoplados (con el respaldo de una variedad de índices atmosféricos y oceánicos).  Un Pacífico tropical persistente y acoplado también hace más probable que el ENSO pueda modificar también los patrones meteorológicos y climáticos globales.

Las condiciones atmosféricas en la región del Pacífico tropical también reflejaron La Niña en diciembre, con la evidencia de una circulación Walker reforzada. El enfriamiento de La Niña en el Pacífico ecuatorial central y oriental aumenta el gradiente de temperatura normal entre el oeste y el este, por lo que la respuesta atmosférica es una versión mejorada del patrón de circulación normal. Esto significa más aire ascendente y nubes en el oeste, vientos más fuertes de oeste a este en niveles superiores, condiciones más secas en el Pacífico central y vientos alisios más fuertes cerca de la superficie, aspectos que se registraron durante diciembre. Los enlaces que aparecen aquí conducen a la Maproom del Instituto Internacional de Investigación sobre el Clima y la Sociedad, donde se puede seleccionar el mes y el nivel de la atmósfera.

Incertidumbre

La Niña se mantendrá durante los próximos meses, pero ¿qué pasará el próximo verano/otoño? Aunque nos gustaría saberlo, sobre todo teniendo en cuenta el efecto del ENSO en las tormentas tropicales, esto todavía no está muy claro. Como ya comenté el mes pasado, un tercer año de La Niña, neutro o El Niño siguen siendo factibles. Los modelos informáticos, incluidos los del North American Multi-Model Ensemble, muestran también una gama amplia de resultados potenciales para el otoño.