69sesentaynueve.gif
deltaenlapalma.gif
despidiendoalotono.gif

La demanda mundial de carbón podría alcanzar su máximo histórico en 2022

La generación de electricidad en las plantas de carbón ha aumentado un 9% este año para impulsar la recuperación económica de la crisis del Covid, según el organismo de control

 

The coal-fired Datteln 4 power plant reflected in the Dortmund-Ems canal in Germany.

La central eléctrica de carbón Datteln 4 se refleja en el canal Dortmund-Ems en Alemania. Fotografía: Friedemann Vogel / EPA

 

La energía procedente del carbón está en camino de alcanzar un nuevo récord mundial este año después de un repunte económico que podría impulsar la demanda mundial de carbón a un máximo histórico en 2022, según la Agencia Internacional de Energía (AIE).

La cantidad de electricidad generada a partir de plantas de energía de carbón se ha disparado en un 9% este año después de un aumento en la demanda de combustibles fósiles para impulsar la recuperación tras los confinamientos y restricciones debidas al Covid, según un informe del organismo de control. 

La energía procedente del carbón cayó un 4% en 2020 debido a que la pandemia provocó una desaceleración económica mundial, pero la AIE descubrió que la demanda de electricidad este año había superado el crecimiento de las fuentes bajas en carbono, lo que llevó a muchas economías ricas a depender más de las centrales eléctricas de combustibles fósiles. 

La contracción del suministro mundial de gas, que ha provocado precios récord en todo el mundo, también ha ayudado a reavivar la demanda de carbón, según el informe de la IEA.

La agencia descubrió que la demanda mundial de carbón, incluida la fabricación de cemento y acero, aumentó un 6% en general este año. Aunque el total está por debajo de los niveles récord de demanda de combustible en 2013 y 2014, la AIE advirtió que sin una intervención política ese nivel podría superarse el próximo año.

Fatih Birol, director ejecutivo de la AIE, señaló: “El carbón es la mayor fuente de emisiones globales de carbono, y el nivel históricamente alto de generación de energía a base de carbón de este año es una señal preocupante de lo lejos que está el mundo en sus esfuerzos por reducir las emisiones en declive hacia un cero neto.

"Sin acciones firmes e inmediatas por parte de los gobiernos para abordar las emisiones de carbón, de una manera justa, asequible y segura para los afectados, tendremos pocas posibilidades, si es que hay alguna, de limitar el calentamiento global a 1,5 ° C".

El informe llega semanas después de la conclusión de las conversaciones climáticas de la Cop26, que terminaron en un feroz desacuerdo sobre la promesa de abandonar el carbón. Una intervención de última hora de la India diluyó con éxito el lenguaje del pacto de "eliminación gradual" a "reducción gradual".

Después de las conversaciones, celebradas en Glasgow el mes pasado, el presidente de la Cop26, Alok Sharma, dijo que India y China "tendrían que dar explicaciones a las naciones pobres" después de diluir el pacto climático de Glasgow, y agregó que sus acciones lo habían dejado "profundamente frustrado". 

Comentó a The Guardian: “Estamos en vías de relegar el carbón a la historia. Este es un acuerdo sobre el que podemos construir. Pero en el caso de China e India, tendrán que explicar a los países vulnerables al clima por qué hicieron lo que hicieron”.

El informe de la AIE encontró que India estaba en camino de aumentar su generación de electricidad basada en el carbón en un 12% este año, mientras que se pronosticaba que el uso de plantas de carbón en China aumentaría hasta en un 9% a pesar de una fuerte desaceleración en los últimos meses. Esto marcaría un récord histórico en ambos países, a pesar de un despliegue "impresionante" de proyectos de energía solar y eólica, explicó la AIE.

En los Estados Unidos y la Unión Europea, se espera que la generación de energía a base de carbón aumente en un 20%, desde los niveles bajos de 2020, lo que probablemente mantendrá el uso de las plantas de energía por debajo de los niveles registrados en 2019. El próximo año disminuirá a medida que la demanda de electricidad se desacelere y continúe la expansión de las alternativas de energía renovable.

En el Reino Unido, donde la energía del carbón ha estado en constante declive en los últimos años, los propietarios de las últimas centrales eléctricas de carbón remanentes recibieron sumas récord para ayudar a mantener las luces encendidas este año, ya que los precios de la electricidad alcanzaron nuevos máximos después de los precios récord del mercado del gas y tras uno de los veranos menos ventosos desde 1961.

 

Publicado en The Guardian el 17 de diciembre de 2021 por Jilliam Ambrose. Enlace al orginal: https://bit.ly/329gq3g