cumulonimbusincusmamma.gif
mardeniebla.gif
arreboladapirenaica.gif

No podemos permitir que los mercados decidan el futuro de la eliminación de carbono de la atmósfera.

Mike Pellinni/shutterstock

  

Las promesas de emisiones netas cero por parte de países y empresas están en todas partes en este momento. La mayoría de estos compromisos se basan en la eliminación de cantidades masivas de carbono, pero los detalles sobre cómo sucederá esto siguen en gran parte ausentes. El acuerdo COP26 sugiere que los mercados jugarán un papel central, pero existen problemas importantes con este enfoque.

La eliminación de carbono, también conocida como "emisiones negativas", es el proceso de extraer grandes cantidades de CO₂ de la atmósfera. La versión más popular consiste en plantar árboles, pero también existen otros métodos. Estos incluyen la combinación de plantas de energía bioenergética con captura y almacenamiento de carbono, o una tecnología llamada captura directa de aire. Actualmente este tipo de proyectos solo existen a escalas pequeñas.

Muchos activistas y científicos consideran que la remoción de carbono a gran escala es un sueño imposible y una distracción importante de las reducciones de emisiones a corto plazo. Otros sostienen que la ventana para lograr objetivos climáticos ambiciosos a través de recortes de emisiones solo se ha cerrado y que sería irresponsable o incluso injusto cancelar la eliminación de carbono por completo.

Independientemente de su posición en este debate, una cosa se está volviendo cada vez más clara: no podemos dejar que los mercados decidan si eliminar el carbono de la atmósfera y cómo hacerlo. Sin embargo, eso es exactamente lo que está sucediendo. Dado que todos, desde las grandes petroleras europeas hasta las grandes empresas tecnológicas, están atentos a las inversiones, la agenda de eliminación de carbono se está convirtiendo rápidamente en una función de la demanda del mercado.

Ya estamos viendo un crecimiento dramático en las compensaciones de carbono basadas en los bosques, aunque el carbono almacenado en los árboles no puede compensar las continuas emisiones de combustibles fósiles. Mientras tanto, corporaciones como Microsoft están adoptando un enfoque a más largo plazo al invertir en captura directa de aire y una variedad de otras nuevas tecnologías.

El nuevo mecanismo de mercado que los países acordaron en la COP26 promete amplificar esta tendencia. Los defensores esperan que se produzca un verdadero auge en las compensaciones de carbono, donde las extracciones probablemente desempeñarán un papel cada vez más importante. Si bien no sería la primera vez que las esperanzas tan altas terminan desinfladas, muchas corporaciones ven claramente la perspectiva de créditos de remoción (baratos) como una alternativa atractiva a los recortes de emisiones directas.
 
 
An industrial building in a rocky valley
Esta planta piloto de captura directa de aire en Canadá elimina una tonelada de CO₂ por día. David Buzzard/Shutterstock
 
 
A la luz del régimen basado en el mercado y favorable a las empresas que ha dominado la política climática durante décadas, no es de extrañar que la gobernanza de la eliminación de carbono se esté moviendo en esta dirección. Pero este enfoque cierra una discusión sobre algunas preguntas cruciales: si se va a utilizar la eliminación de carbono a gran escala, ¿qué emisiones debería compensar y de quién, y cómo deberían tomarse esas decisiones?

¿Qué emisiones son “inevitables”?
En los modelos científicos, una de las principales características de la eliminación de carbono es su capacidad para "cancelar" las continuas emisiones de gases de efecto invernadero, creando un equilibrio climáticamente neutro entre las emisiones y las absorciones (de ahí el "neto" en cero neto). Esto permite que continúen algunas actividades intensivas en carbono sin dejar de cumplir los objetivos climáticos.

Este acto de equilibrio es necesario, según esta tesis, porque algunas emisiones son particularmente difíciles (o antieconómicas) de eliminar, al menos durante las próximas décadas. Los ejemplos comúnmente mencionados son las emisiones de la producción de acero y cemento, la agricultura, el transporte marítimo y la aviación. Si bien esto puede parecer razonable, no existen reglas o criterios vinculantes para decidir qué emisiones pertenecen a esta categoría "difícil de reducir" o "residual". A pesar de los esfuerzos de las ONG y los actores privados para definir estándares voluntarios, son, de hecho, los propios países y empresas los que actualmente pueden definir qué emisiones son difíciles de reducir y, por lo tanto, de cuánta eliminación necesitarán depender.
 
 
Large plane takes off at sunset
Los aviones eléctricos constituyen una realidad algo lejana, por lo que las emisiones de la aviación a menudo se consideran difíciles de reducir o "residuales". OlegRi/shutterstock
 
Obviamente, esto crea oportunidades para el lavado verde, y las promesas corporativas netas cero ya ofrecen innumerables ejemplos en esta dirección. Pero hay una preocupación adicional: la demanda de las corporaciones que buscan compensación por lo que consideran emisiones "necesarias" corre el riesgo de sobrepasar la cantidad máxima realista de remoción de carbono y quita oportunidades a aquellos con una necesidad más legítima de emisiones continuas en el corto plazo. 

Es importante recordar que la capacidad realista de eliminación de carbono es limitada. Cuantas más mudanzas de las que dependen los países y las empresas, más energía, tierra y recursos requerirán. Para minimizar los resultados indeseables para las personas y los ecosistemas, es fundamental limitar la necesidad de eliminar el carbono.

Asignación del presupuesto de emisiones residuales
Lo que está en juego, entonces, es el uso y asignación de una capacidad limitada de remoción de carbono (podría llamarlo un “presupuesto de emisiones residuales”). Esto plantea la pregunta: ¿de quién son las emisiones que vale la pena compensar? ¿Qué tipo de actividades o grupos de personas tienen un derecho legítimo sobre las emisiones residuales?

Dejar estas decisiones en manos del mercado es renunciar a la idea de que la eliminación de carbono debe realizarse de manera justa y responsable. Básicamente significa que aquellos con mayor poder adquisitivo pueden apropiarse de la mayor parte del presupuesto de emisiones residuales, para compensar las actividades intensivas en carbono de su propia elección.

En cambio, un modelo de asignación más justo reconocería que algunos países tienen más capacidad y responsabilidad que otros para reducir rápidamente las emisiones y permitiría a los países en desarrollo utilizar la mayor parte del presupuesto de emisiones residuales. En tal modelo, deberían ser los países ricos y las corporaciones las que carguen con la carga de la eliminación de carbono; simplemente no podrían contar esto para sus propios objetivos de mitigación.
 
En la actualidad, el mercado de eliminación de carbono es un mercado libre para todos, y permitir que esto continúe probablemente conducirá a una carrera hasta el final y a la proliferación de proyectos de baja calidad. La historia de los mercados de carbono está plagada de ejemplos de lucro, apropiación de tierras, violación de los derechos humanos y proyectos que no lograron generar beneficios generales de mitigación. Estas son señales claras de advertencia para cualquiera que crea en los méritos de un mercado de eliminación de carbono.

Suponiendo que se incluya la remoción de carbono en los esfuerzos de mitigación, cuánto y cómo asignar esa asignación limitada entre los diferentes actores, son cuestiones políticas importantes que deben decidir las instituciones democráticas, no los mercados o el capital privado. Si los gobiernos se toman en serio la justicia y la integridad ambiental, entonces necesitan urgentemente intensificar la regulación de la remoción de carbono. Como mínimo, los gobiernos deben acordar un presupuesto de emisiones residuales restringido y criterios vinculantes y alineados con la justicia climática para los tipos de emisiones que la remoción de carbono puede compensar, y cómo debe hacerse.
 
(Para profundizar más en este tema tan interesante recomendamos leer A global carbon removal industry is coming – experts explain the problems it must overcome)

 

Publicado en The Conversation el  16 de noviembre de 2021. Enlace al  original:  https://bit.ly/3DyQqMc

Cláusula de Divulgación

Wim Carton receives funding from FORMAS, the Swedish Research Council for Sustainable Development.

Inge-Merete Hougaard receives funding from FORMAS and the Velux Foundation. She is affiliated with the Danish Climate Movement.

Kirstine Lund Christiansen receives funding from the Independent Research Fund Denmark. She is affiliated with the Danish Climate Movement.

Nuestros socios

Lund University aporta financiación como institución colaboradora de The Conversation UK.

Ver todos los asociados