iriscontraglaciar.gif
mardeniebla.gif
trazadoresdelviento.gif

Un yate con flotadores para observar navega por el Atlántico

6  - 8 minutos

Por primera vez, un velero cargado con docenas de instrumentos de medición navegará por el Océano Atlántico para renovar las boyas de perfilador global Argo que se encuentran en lugares de difícil acceso. Esto contribuirá a la observación en tiempo real y a la vigilancia del Océano, con una huella de carbono mínima. 

El equipo francés de Blue Observer, a bordo del S/V Iris, instalará un total de 100 instrumentos de medición autónomos, denominados flotadores Argo, en zonas remotas del Océano Atlántico que rara vez son frecuentadas por buques y que, por tanto, es necesario observar en ellas. Hay tantos flotadores a bordo que la tripulación y el equipo de observadores apenas tienen espacio para dormir.

Los flotadores Argo son robots autónomos que van a la deriva con las corrientes oceánicas y se mueven hacia arriba y hacia abajo entre la superficie y el nivel medio del agua, recogiendo perfiles de presión, temperatura y salinidad de los 2 kilómetros superiores del océano. Estos instrumentos son verdaderos centinelas del clima, que alimentan los modelos de predicción atmosférica, vitales para comprender el cambio climático y predecir los fenómenos meteorológicos y climáticos extremos.

Esta inédita colaboración nació hace un año, durante la pandemia de COVID-19, cuando el despliegue de flotadores Argo y otros instrumentos oceanográficos por parte de los buques de investigación se vio profundamente afectado por las restricciones.

"Cada año deben desplegarse unos 1.000 flotadores oceanográficos Argo para mantener el Sistema Mundial de Observación de los Océanos. A menudo son desplegados de forma ocasional por buques de investigación, pero éstos son muy costosos y sus trayectorias están ligadas a misiones específicas y no pueden cubrir todos los huecos ni trabajar en todas las estaciones. La colaboración con los ciudadanos nos permite llegar a zonas remotas y aún no bien mapeadas del océano, llenando lagunas de observación críticas", dice Mathieu Belbéoch, Director de OceanOPS.

Dominique Berod, Jefe de la División de Vigilancia de la Tierra de la OMM, afirma: "Las observaciones son fundamentales para comprender cómo el sistema complejo de la Tierra - atmósfera, los océanos, las masas de agua dulce, la tierra y la biosfera- da lugar a nuestro tiempo, clima e hidrología. Los datos son el inicio de todo nuestro conocimiento, y las observaciones de los océanos son cruciales para apoyar los servicios esenciales que necesitan todos los sectores de la sociedad, ya que se enfrentan a desafíos, como el cambio climático y el aumento de la frecuencia y el impacto de los fenómenos meteorológicos extremos."

"Ante un clima cambiante, y en la línea de la COP-26 de Glasgow, ahora más que nunca se necesitan observaciones oceánicas para mejorar la comprensión y las predicciones de las condiciones meteorológicas, climáticas y oceánicas. La OMM da las gracias a todos los que han participado en esta expedición, que es un magnífico ejemplo de colaboración internacional en materia de ciencia para el desarrollo sostenible", añade Sarah Grimes, Jefa de los Servicios Marinos de la OMM.

Cerrar las lagunas en la observación de los océanos

El equipo Blue Observer zarpó en el Atlántico con los flotadores de observación ArgoLa expedición oceanográfica de tres meses de duración partió del puerto de Brest, donde el equipo Euro-Argo ERIC -encargado de la contribución europea al programa Argo- coordinó la carga del barco con 17 flotadores Argo europeos. Los instrumentos, proporcionados por el Instituto Ifremer de Francia, el Real Instituto Meteorológico (KNMI) de los Países Bajos y la Agencia Federal Marítima e Hidrográfica (BSH) de Alemania, se desplegarán en ruta hacia los Estados Unidos. "Se trata de una primera experiencia innovadora para el Programa Argo al coordinar una operación de este tipo de despliegue de flotadores desde un único buque a lo largo del Atlántico, y Euro-Argo ERIC está orgulloso de contribuir a ella", afirma Sylvie Pouliquen, Directora de Euro-Argo ERIC. "Si la operación tiene éxito, los veleros podrían ser considerados como medios complementarios, de baja huella de carbono, para desplegar o recuperar flotadores en el mar", añade Pouliquen.

Tras aproximadamente dos semanas de navegación transatlántica, el R/V Iris llegará a Woods Hole, Connecticut, en EE.UU. Allí se procederá a su recarga con otros 83 flotadores estadounidenses y canadienses, para su despliegue en zonas insuficientemente cubiertas del Océano Atlántico Sur, en dirección a la isla de Santa Elena.

Susan Wijffels, copresidenta del equipo directivo de Argo y una de las principales socias del proyecto, afirma: "Argo ha revolucionado nuestra capacidad de " observar " las remotas y vastas regiones oceánicas, y esto es vital para comprender mejor los cambios meteorológicos y los e