El cambio climático aumenta las amenazas en el Pacífico Sudoccidental

 8 - 10 minutos

Glasgow, 10 de noviembre de 2021 (OMM) - Las temperaturas de la superficie del mar y el calor del océano en algunas partes del Pacífico sudoccidental están aumentando a un ritmo más de tres veces superior a la media mundial, y las olas de calor marinas están blanqueando arrecifes de coral que antes estaban llenos de vida y suponen una amenaza para los ecosistemas vitales de los que depende la región.

En tierra, las tormentas y las inundaciones provocan habitualmente muertes, destrucción y desplazamientos en el sudeste asiático y en los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (PEID) del Pacífico, mientras que se prevé que el calor extremo y una temporada de incendios más intensa se conviertan en una constante del clima australiano. Los glaciares tropicales -los últimos que quedan entre el Himalaya y los Andes- podrían desaparecer en cinco años, según un nuevo informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

El Estado del Clima en el Pacífico Sudoccidental 2020 ofrece una instantánea de los indicadores climáticos, como las temperaturas, el aumento del nivel del mar, el calor y la acidificación de los océanos y los fenómenos meteorológicos extremos, junto con los riesgos y las repercusiones en las economías, la sociedad y el medio ambiente. Abarca gran parte del Sudeste Asiático (incluyendo Brunei Darussalam, Indonesia, Malasia, Filipinas y Singapur) y Oceanía (incluyendo Australia, Nueva Zelanda y las Islas del Pacífico. Forma parte de una nueva serie de informes climáticos regionales de la OMM y es el primero de este tipo para la región.

El informe y el mapa que lo acompaña se presentaron en las negociaciones sobre el cambio climático de las Naciones Unidas, la COP26, el 10 de noviembre. La amenaza existencial para muchos Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (PEID) es uno de los temas recurrentes en la COP26, que se describe como un esfuerzo decisivo para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París de limitar el aumento de la temperatura global a un máximo de 2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales.

"Este informe pone de manifiesto los riesgos reales y posibles asociados a los cambios que se están produciendo en la circulación oceánica, la temperatura, la acidificación y la desoxigenación, así como el aumento del nivel del mar. Los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo son cada vez más vulnerables a estos cambios, ya que sus ingresos están muy vinculados a la pesca, la acuicultura y el turismo", afirmó el Secretario General de la OMM, el profesor Petteri Taalas.

"En las zonas terrestres, los efectos significativos y crecientes de los fenómenos hidrometeorológicos extremos y de los ciclones tropicales, además de las nuevas amenazas multidimensionales, plantean crecientes desafíos para las comunidades de la región. La pandemia del COVID-19 ha interrumpido el desarrollo socioeconómico de la región, afectando a los principales motores del crecimiento y poniendo de manifiesto las deficiencias en la capacidad de los países para hacer frente a los riesgos sistémicos y en cascada", afirmó el profesor Taalas.

Temperaturas

 

En la región del Pacífico Sudoccidental, 2020 fue el segundo o tercer año más cálido registrado, dependiendo del tipo de variable a considerar. En la segunda mitad de 2020 se produjo un enfriamiento por La Niña, pero es muy probable que éste tenga un mayor impacto en las temperaturas de 2021.

Las temperaturas de la superficie del mar son un importante indicador físico del sistema climático de la Tierra.  La superficie oceánica de la región del Pacífico Sudoccidental está influenciada por fenómenos naturales como El Niño/La Niña, así como por el cambio climático inducido por el hombre. Entre 1982 y 2020, las temperaturas de la superficie del océano en el mar de Tasmania y en el oeste del mar de Timor aumentaron a un ritmo tres veces superior a la media mundial.

Calentamiento del océano

El océano absorbe más del 90% del calor excedente de las actividades humanas. Desde 1993, el ritmo global de calentamiento de los océanos se ha duplicado con creces, y continuará a lo largo de este siglo. En algunas partes de la región del Pacífico Sudoccidental, el contenido de calor del océano ha aumentado más de tres veces más rápido que la tasa media mundial.

En 2020, la región de la Gran Barrera de Coral de Australia sufrió una gran ola de calor. En febrero, las temperaturas de la superficie del mar en la región fueron 1,2 °C superiores a la media de 1961-1990, lo que lo convirtió en el mes más caluroso registrado. Las altas temperaturas afectaron a todo el arrecife y se registró una decoloración generalizada del coral, la tercera en los últimos cinco años.

Si la temperatura global aumenta 2 °C por encima de los niveles preindustriales, existe el riesgo de que el 90% de los arrecifes de coral del Triángulo de Coral y de la Gran Barrera de Coral sufran una grave degradación.

El calentamiento de los océanos, la desoxigenación y la acidificación están cambiando el patrón de circulación y la química de los océanos. Los peces y el zooplancton están migrando a latitudes más altas y cambiando sus comportamientos. En consecuencia, la pesca tradicional se está alterando.

Esto tiene implicaciones críticas para las islas del Pacífico, donde la pesca costera es una actividad principal que proporciona nutrición, bienestar, cultura y empleo. Entre 1990 y 2018, la producción pesquera total ha disminuido hasta un 75% en Vanuatu, un 23% en Tonga y un 15% en Nueva Caledonia.

Aumento del nivel del mar

Evolución del nivel del mar de 1993 a 2020. Los cuadros coloreados indican las regiones en las que se han calculado las series temporales del nivel del mar en las zonas costeras (véanse las figuras siguientes). Fuente: Servicio de Cambio Climático de Copernicus (C3S)

El nivel medio del mar en el mundo ha subido a un ritmo medio de unos 3,3 mm al año desde el inicio de los registros por satélite a principios de la década de 1990 y se ha acelerado como consecuencia del calentamiento de los océanos y el deshielo.

En el norte del océano Índico y en la parte occidental del océano Pacífico tropical, las tasas de cambio del nivel del mar son sustancialmente más altas que la subida media mundial, debido principalmente a las variaciones geográficas de la expansión térmica. El nivel del mar también depende de fenómenos naturales como el ENSO.

El aumento del nivel del mar ya está teniendo un gran impacto en la sociedad, las economías y los ecosistemas de las islas del Pacífico. También aumenta la exposición a los ciclones tropicales, las mareas y las inundaciones costeras.

Glaciares tropicales

Los glaciares cercanos a Puncak Jaya, en Papúa, Indonesia (4 884 m) son los últimos glaciares tropicales que quedan entre el Himalaya y los Andes, y existen desde hace unos 5 000 años. Al ritmo actual, se espera una pérdida total de hielo en los próximos cinco años, sobre todo si se produce un fuerte calentamiento por el fenómeno de El Niño.

Clima extremo

Las tormentas y las inundaciones han sido históricamente los fenómenos meteorológicos extremos más devastadores en la región. Filipinas y los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo han sufrido mucho a causa de los tifones/ciclones tropicales regulares. Las sequías también son un peligro importante.

En abril de 2020, el ciclón tropical Harold, de categoría 5, provocó grandes daños humanos y económicos en las Islas Salomón, Vanuatu, Fiyi y Tonga. Filipinas fue devastada por ciclones tropicales consecutivos durante octubre y noviembre de 2020. El tifón Goni (Rolly) tuvo uno de los impactos más intensos de cualquier ciclón tropical registrado cuando llegó a Filipinas el 30 de octubre.

La temporada de incendios forestales 2019-2020 sin precedentes en el este de Australia provocó una grave contaminación por humo. Se quemaron más de 10 millones de hectáreas, murieron 33 personas, se destruyeron más de 3 000 viviendas y murieron millones de animales.

En enero, el oeste de Sídney, alcanzó los 48,9 °C, la temperatura más alta registrada en cualquier gran área metropolitana australiana, y Canberra alcanzó los 44,0 °C, más de un grado por encima del récord anterior de la ciudad. Las zonas terrestres australianas se han calentado alrededor de 1,4 °C desde 1910, por encima de la media mundial.

Impactos del clima extremo

 

Total de pérdidas medias anuales por peligros relacionados con el clima en el Pacífico Sudoccidental. Datos extraídos de ESCAP, 2021: The Risk and Resilience Portal.

Los peligros relacionados con el clima siguen amenazando el desarrollo sostenible de los países del Pacífico Sudoccidental y se prevé que muchos de ellos se vuelvan más extremos como consecuencia del cambio climático.  Es probable que aumente la intensidad de los tifones en las regiones del Pacífico Norte occidental cercanas a Filipinas.

Entre 2000 y 2019, se produjeron alrededor de 1 500 víctimas mortales, y cerca de 8 millones de personas se vieron afectadas, durante eventos climáticos extremos por año en promedio en la región. En 2020, se produjeron unas 500 víctimas mortales, aproximadamente un tercio de la media anual a largo plazo, pero más de 11 millones de personas se vieron afectadas, principalmente por ciclones tropicales.

Filipinas e Indonesia suelen registrar un gran número de personas afectadas por fenómenos meteorológicos extremos. Sin embargo, las islas del Pacífico sufren de forma desproporcionada si se tiene en cuenta el tamaño de la población.  En Vanuatu y Fiyi, más de una quinta parte de su población se vio afectada en 2020 por ciclones tropicales.

Se calcula que las pérdidas medias anuales (AAL) por fenómenos meteorológicos extremos en todo el Pacífico sudoccidental son de 28.100 millones de dólares en Indonesia, 19.600 millones en Filipinas, 14.800 millones en Australia y 7.100 millones en Malasia.

Si se tiene en cuenta el tamaño de la economía, el AAL estimado llega al 17,9% del PIB de Vanuatu, al 14,6% del PIB de Tonga y al 7,7% del PIB de los Estados Federados de Micronesia.

Adaptación y resiliencia

Los sistemas de alerta temprana son una medida de defensa clave para reducir los riesgos e impactos relacionados con el clima. Alrededor de tres cuartas partes de los países del Pacífico Sudoccidental cuentan con un sistema de alerta temprana de riesgos múltiples, lo que representa aproximadamente 73 000 de cada 100 000 personas. Las actividades de la iniciativa del Sistema de Alerta Temprana y Riesgo Climático (CREWS, por sus siglas en inglés) pretenden reforzarlo aún más.

Para hacer frente a los crecientes riesgos climáticos y a los impactos asociados se requiere la creación de estructuras locales, regionales y transnacionales, el desarrollo de servicios climáticos y enfoques integrados de reducción del riesgo de catástrofes. Estos constituyen elementos fundamentales para lograr la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y reconstruir mejor la pandemia de COVID-19.