despidiendoal2005.gif
mardeniebla.gif
despidiendoalotono.gif

¡La Niña está aquí!

 4 - 5 minutos

El segundo año de La Niña se ha hecho realidad, según indican el océano y la atmósfera en el Pacífico tropical. Hay un 87% de posibilidades de que se produzca La Niña este invierno.

Árbol de decisión

El primer paso de nuestro árbol de decisión "¿Es La Niña?" "¿es el Índice Niño-3.4 mensual igual o inferior a -0,5°C?" El Índice Niño-3.4, nuestra principal métrica para el ENSO es la anomalía de la temperatura de la superficie del mar en el Pacífico ecuatorial central (anomalía = es la diferencia con respecto a la media a largo plazo; la "media" es 1991-2020 en la actualidad). 

Diagrama de flujo que muestra el proceso de decisión para determinar las condiciones de La Niña. Figura de Fiona Martin, adaptada por Climate.gov.

El índice Niño-3.4 de septiembre fue de -0,5°C, según el ERSSTv5, nuestro principal banco de datos. Así que pasamos a la siguiente casilla del árbol de decisiones. ¿Creemos que esa anomalía seguirá siendo más fría que el umbral de La Niña? La contestación es que ¡sí! Casi todos los modelos informáticos predicen actualmente que las condiciones más frías que la media se mantendrán durante el invierno. Otra razón para confirmar que el índice Niño-3.4 se mantendrá más frío que el umbral de La Niña es debido a la gran cantidad de agua más fría que la media que hay debajo de la superficie del Pacífico ecuatorial. Esta agua subsuperficial proporciona una fuente para la superficie, y se ha intensificado en las últimas semanas.


Gif animado de las anomalías de la temperatura subsuperficial en el Pacífico tropical a finales del verano de 2021. Temperaturas del agua en los 700 metros superiores (2.300 pies) del Océano Pacífico tropical en comparación con la media de 1991-2020 a finales del verano de 2021. Animación de NOAA Climate.gov, basada en datos del Centro de Predicción del Clima de la NOAA.

El último parámetro para llegar a los parámetros de La Niña es que la atmósfera muestre signos de esa agua superficial más fría que la media. Durante el mes pasado, los vientos de baja intensidad cerca del ecuador, que suelen soplar de este a oeste (los vientos alisios), fueron más fuertes que la media, al igual que los vientos de oeste a este en lo alto de la atmósfera. 

Estos indicadores, unidos a un aumento de las lluvias por encima de la media en Indonesia y a una disminución de estas en el Pacífico central, nos indican que la circulación de Walker se ha reforzado. Una circulación Walker más fuerte es la respuesta atmosférica esperada cuando se produce La Niña. La circulación de Walker es impulsada por la diferencia entre la superficie oceánica muy cálida en el extremo occidental del Pacífico y la relativamente fría del Pacífico oriental; durante La Niña, esta diferencia se incrementa, dando lugar a una circulación de Walker más fuerte. 

En general, La Niña no es más habitual que El Niño en el registro histórico que se remonta a 1950, ha habido 25 El Niño y 24 La Niña (contando este año). Sin embargo, La Niña suele producirse en inviernos consecutivos, mientras que El Niño rara vez lo hace. La razón de esto es difícil de explicar en pocas palabras, pero los investigadores creen que se debe en parte a las diferencias en el acoplamiento atmósfera-océano entre La Niña y El Niño.

Como se puede ver en el mapa de abajo, el centro de la anomalía de la temperatura superficial del océano tiende a ser un poco más débil y a estar un poco más al oeste durante La Niña que durante El Niño

Dos mapas del Océano Pacífico tropical que muestran los patrones de temperatura durante El Niño fuerte y La Niña fuerte

 

Anomalías de la temperatura media de la superficie del mar entre noviembre y enero (°C) para los 10 eventos más fuertes (arriba) de El Niño y (abajo) de La Niña desde 1950, basadas en el índice Niño3.4 de noviembre a enero. Las anomalías se calculan con respecto a períodos base de 30 años actualizados cada 5 años (véase aquí la descripción). Figura de NOAA Climate.gov con datos de ERSSTv5 obtenidos del Laboratorio de Ciencias Físicas de la NOAA.

Los eventos de El Niño terminan cuando las anomalías de temperatura ecuatorial se alejan del ecuador, y este proceso tiende a ser menos intenso en La Niña. El final menos claro de La Niña significa que no es difícil que el sistema vuelva a convertirse en La Niña al año siguiente.

Resultado de la Niña
Este año ya se ha visto un resultado evidente de La Niña: una temporada de huracanes más activa en el Atlántico, con casi el doble de tormentas que la media en lo que va de año. El efecto más importante de La Niña sobre la lluvia, la nieve y la temperatura en Norteamérica se produce durante el invierno. En resumen, los inviernos de La Niña tienden a ser más secos y cálidos en el tercio sur de EE.UU., y más fríos en el norte de EE.UU. y Canadá. El noroeste del Pacífico, los valles de Tennessee y Ohio, y algunas partes del medio oeste tienden a ver más lluvia y nieve que la media.


La Niña intensifica la circulación atmosférica media -vientos de superficie y de gran altitud, precipitaciones, patrones de presión- en el Pacífico tropical. Sobre los Estados Unidos contiguos, la ubicación media de la corriente en chorro se desplaza hacia el norte. El sur del país suele ser más seco y cálido que la media. Ilustración de NOAA Climate.gov.

 

Fuente: