despidiendoal2005.gif
mardeniebla.gif
transferenciadeenergia.gif

El sueño del café siciliano, más cerca por la crisis climática

3 - 4 minutos

Con el aumento de las temperaturas, una familia espera plantar el café más septentrional del mundo.

 Granos de una planta de café en la plantación de Morettino, en Sicilia. Fotografía:

La familia Morettino había intentado durante más de 30 años producir su propio café en un pequeño terreno de Sicilia. Y durante 30 años habían fracasado.

Pero la pasada primavera 66 plantas proporcionaron unos 30 kg de café, en un hecho que podría convertir la isla italiana en la plantación de café más septentrional del mundo.

 Pero para Andrea Morettino, cuya familia lleva un siglo en el negocio del café, es la realización de un sueño.

Los expertos afirman que la emergencia climática está tropicalizando de forma irremediable la agricultura mediterránea de Sicilia, donde en agosto una estación de control de la ciudad suroriental de Siracusa tomó una temperatura de 48,8ºC, la más alta jamás registrada en Europa. Pero para Andrea Morettino, cuya familia lleva un siglo en el negocio del café, es la realización de un sueño.

"En los años 90, tras muchos viajes por el mundo, mi padre decidió probar a plantar algunas plantas de café en nuestro pequeño jardín de las afueras de Palermo, en un terreno a 350 metros por encima del nivel del mar. Normalmente, los cafetales crecen a unos 1.500 metros sobre el nivel del mar", explica Morettino.

"Al principio era un simple experimento, pero tras cientos de intentos empezamos a notar que los granos de café crecían en número, hasta que la pasada primavera una abundante cosecha nos permitió procesarlos, secarlos y tostarlos.

"¿Saben lo que es aún más increíble?", añadió. "Las plantas crecieron al aire libre, sin ayuda de invernaderos ni pesticidas. Totalmente orgánico. Para nosotros puede ser un nuevo comienzo".

 Andrea y Arturo Morettino con sus plantas de café en Sicilia. Fotografía: Morettino

En la tierra del expreso y el capuchino, el cultivo del café hecho en Italia siempre ha sido una obsesión. Ya a principios del siglo XX, un grupo de agrónomos del jardín botánico de Palermo, intentó cultivar café. El sueño se truncó en el invierno de 1912 cuando, debido a las temperaturas especialmente bajas de ese año, las plantas se murieron.

"Está claro que la situación climática y el consiguiente aumento de las temperaturas han jugado un papel decisivo en la floración de las plantas de café en Sicilia", afirma Adriano Cafiso, que ha pasado los últimos 15 años viajando por plantaciones de Sudamérica y África y que ahora colabora con Morettino.

"El problema del cultivo del café en Sicilia no es el calor, sino el frío. Por eso ya estamos trabajando en una serie de plantaciones en invernadero. La idea es que la segunda generación o tercera de estas plantas sean capaces de adaptarse gradualmente al clima siciliano hasta el punto de poder incluso florecer al aire libre, como ya ha ocurrido en la plantación de Palermo."

El proyecto tardará años en alcanzar una producción a gran escala, pero Morettino está decidido a crear nuevas plantaciones de café en la isla.

"Nuestro sueño es crear un café aquí", dijo. "En los últimos años, debido al cambio climático, Sicilia está evolucionando hacia otros cultivos que parecían impensables hasta hace una década, y que también nos obligan a los empresarios a evolucionar". 

Sicilia fue durante siglos uno de los principales productores de naranjas y limones, importados por primera vez por sus conquistadores árabes a principios del siglo IX. Pero en los últimos años la producción de cítricos se ha reducido drásticamente: la superficie dedicada a las naranjas ha disminuido un 31% en los últimos 15 años, y la de los limones se ha reducido casi a la mitad, ya que los veranos cada vez más calurosos y secos hacen que las plantas no puedan absorber suficiente agua.

Los signos del cambio ya se percibían antes de que el mercurio alcanzara los 48, 8ºC en agosto: en el verano de 2020 no llovió durante 90 días consecutivos. Los datos recogidos por el Observatorio de los Balcanes y el Cáucaso sitúan el aumento medio de la temperatura en la isla en los últimos 50 años en casi 2ºC, llegando a 3,4ºC en Messina, en la costa noreste.

Los científicos afirman que la emergencia climática podría hacer desaparecer los cultivos agrícolas tradicionales del Mediterráneo, obligando a los agricultores a buscar cultivos alternativos tropicales. En los últimos tres años la producción de aguacates, mangos y papaya se ha duplicado en Sicilia, mientras que en el jardín botánico de Palermo los investigadores han registrado por primera vez la floración de la welwitschia, originaria del desierto de Namibia, en el sur de África.

"Existe un riesgo muy alto e inminente de desertificación en la isla, con muchas viñas históricas destinadas a desaparecer", dijo Christian Mulder, profesor de ecología y emergencia climática de la Universidad de Catania. "En el peor escenario a largo plazo, toda la parte suroeste de Sicilia será climáticamente indistinguible de Túnez. Esto está obligando a los agricultores a adaptarse a nuevos cultivos. Es un proceso que ya está en marcha. Debemos luchar para evitar lo peor".

Fuente:  Lorenzo Tondo en Palermo. Lun 4 Oct 2021 05.00 BST