iriscontraglaciar.gif
lenticularmadrugador.gif
arreboladapirenaica.gif

Lo que los antiguos tejados chinos nos dicen acerca del cambio climático

 

La Ciudad Prohibida de Beijing bajo una ligera capa de nieve. Ola Lundqvist / Shutterstock

 

Para reconstruir una imagen de los climas pasados, los científicos a menudo examinan las burbujas atrapadas en los núcleos de hielo o el ancho de los anillos dentro de los árboles viejos. Un nuevo estudio, publicado en Science Advances por investigadores de la Universidad de Nanjing en China, sugiere que incluso puede haber pistas sobre cambios en las condiciones climáticas pasadas en los edificios.

Los investigadores compararon los datos sobre los patrones climáticos cambiantes entre el 750 y el 1750 d.C. con ejemplos de techos conservados construidos en China durante el milenio. Descubrieron que durante los períodos con nevadas más intensas, los techos se construían con pendientes más pronunciadas, mientras que los períodos más cálidos daban lugar a edificios con techos con una pendiente más suave.

El estudio cubrió dos grandes cambios en el clima global: el período cálido medieval, que se extendió aproximadamente desde el siglo X al XIII, y la pequeña edad de hielo, que tuvo veranos más cortos e inviernos duros entre los siglos XV y XIX.

 

A graph depicting four different roof designs and height ratios according to warm and cold periods.

Cuatro diseños de techos típicos de cuatro períodos climáticos diferentes. Li y col. (2021)/Avances científicos

 

Los patrones climáticos cambiantes también pueden haber estimulado la innovación, ya que los investigadores señalan que el clima gélido alrededor de 1700 coincidió con nuevos métodos que hicieron que la construcción de techos más empinados y rectos sea más segura y confiable.

Es increíble pensar que algo tan sutil como los ángulos de los techos inclinados podría reflejar íntimamente los cambios en el clima durante diez siglos. Es una historia convincente, pero como alguien que ha estudiado historia de la arquitectura durante muchos años, tengo algunas dudas.

Arquitectura y clima
Los investigadores señalaron dos puntos básicos. Uno, que los techos se construyen más empinados en épocas y lugares con nevadas más intensas. Y dos, que existe una estrecha correlación entre los patrones climáticos y los ángulos del techo que delata una sensibilidad en la arquitectura a cambios muy pequeños en el clima.

El primer punto es bastante fácil de probar y probablemente indiscutible entre los académicos. Un carpintero corregirá el ángulo del techo una vez que un edificio se derrumbe bajo una fuerte nevada, y mostrar esto con el ejemplo de los edificios históricos en China tiene su mérito.

El segundo punto, en mi opinión, no está probado coherentemente por este estudio e incluso puede ser imposible de probar. Los investigadores mencionan estudiar alrededor de "200 edificios que sobreviven durante un milenio", pero no está claro si están igualmente espaciados a lo largo del período de estudio. Podrían salirse con la suya siendo historiadores en lugar de, digamos, médicos, donde el tamaño de la muestra es la prueba de fuego de una metodología sólida.

Tampoco está claro por qué los techos en épocas cálidas deberían ser menos empinados. Sin embargo, los investigadores deben ser elogiados por tratar de abordar este problema, ya que el estudio señala que es posible que los chinos no hayan podido mantener los techos más inclinados en momentos en que las nevadas eran menos severas debido a "los costos y la diversa necesidad de protección solar y contra la lluvia". Sin embargo, los investigadores no desarrollan este punto ni explican por qué los techos más planos deberían ser más rentables.

Sin embargo, la construcción de un techo no es un evento colectivo similar al declive de la población, la mortalidad infantil o los precios del mercado. Depende de la decisión consciente de una persona en particular: un cliente, arquitecto o artesano. Para probar una conexión, los investigadores necesitarían una teoría de cómo los constructores podrían reaccionar a pequeños cambios en el clima con pequeños cambios en los ángulos del techo. Exagerar esta conexión climática en la arquitectura podría implicar, erróneamente, que las sociedades premodernas fueron moldeadas predominantemente por una armonía inexplicable entre las personas y la naturaleza, con la capacidad de responder a pequeños cambios en el medio ambiente que se perdieron en períodos posteriores.

 

Small wooden buildings topped with thick snow.

Las fuertes nevadas exigen diseños de techo que no se hundan bajo presión. Lu Yang/Shutterstock

 

Hasta donde yo sé, respuestas tan finas entre la construcción y el clima no ocurren en el presente. Las nevadas se volvieron más ligeras y menos frecuentes en el Reino Unido a lo largo del siglo XX, pero no sería convincente vincular esto con la proliferación de techos planos modernos, que se han vuelto tan populares en la nevada Rusia. E incluso una decisión fundamental como elegir entre un techo plano o uno inclinado parece desafiar las necesidades climáticas, como lo demuestra el lamentablemente alto número de techos planos con goteras en el Glasgow azotado por la lluvia donde vivo.

No obstante, el estudio proporciona un recordatorio elocuente de cómo la variación natural del clima ha influido en la arquitectura a lo largo de la historia, a menudo tanto como el cambio de estilos y gustos.

La mayoría de los edificios en los que vivimos, trabajamos y socializamos fueron diseñados con poca atención a los extremos climáticos sin precedentes que los científicos del clima advierten que nos aguardan este siglo. Eso tendrá que cambiar. Los historiadores pueden algún día estudiar la era en la que vivimos y notar cómo la arquitectura recuperó el sentido de los límites ambientales, ya que los diseños con goteras e ineficientes fueron barridos por edificios que eran resistentes frente a las crecientes tormentas.

 

Publicado en The Conversation el 9 de septiembre de 2021. Enlace al original: https://bit.ly/3lhAllX

 

Disclosure statement

Florian Urban does not work for, consult, own shares in or receive funding from any company or organisation that would benefit from this article, and has disclosed no relevant affiliations beyond their academic appointment.

Partners

The Conversation UK receives funding from these organisations

View the full list