cumulonimbusincusmamma.gif
arcoirislenticular.gif
trazadoresdelviento.gif

Una investigación de Harvard permite comprender mejor el efecto de la geoingeniería solar en la agricultura

Una investigación de Harvard permite comprender mejor el efecto de la geoingeniería solar en la agricultura

Una investigación de la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas John A Paulson (SEAS) de la Universidad de Harvard ha comprobado que la geoingeniería solar puede ser eficaz para paliar algunos de los peores efectos del calentamiento global en los cultivos. 

La investigación analizó tres tipos de geoingeniería solar -inyección de aerosoles estratosféricos, mejora del cielo marino y disminución de los cirros- y su impacto en el rendimiento global del maíz, la caña de azúcar, el trigo, el arroz, la soja y el algodón en un futuro sin cambios en las emisiones. 

La forma más eficaz de proteger los cultivos contra los peores efectos del cambio climático es reducir la temperatura en la superficie. Los investigadores encontraron que los tres métodos potenciales de geoingeniería solar tienen un fuerte efecto de enfriamiento que beneficiaría el rendimiento de los cultivos. 

"La investigación sobre geoingeniería solar debe analizar si es eficaz o no en la reducción de los impactos humanos del cambio climático", dijo David Keith, profesor de física aplicada en SEAS y profesor de política pública en la Harvard Kennedy School. "Nuestro trabajo ayuda a llenar ese vacío al utilizar el mejor modelo de cultivos hasta ahora integrado en un modelo climático para examinar el impacto potencial de la geoingeniería solar en los rendimientos agrícolas". 

Investigaciones anteriores sugerían que el enfriamiento de las temperaturas por la aportación de aerosoles en la estratosfera podría provocar también una disminución de las precipitaciones, lo que podría suponer una pérdida de rendimiento en los cultivos de secano. Pero, según SEAS, estos estudios no contemplaban uno de los factores ecológicos más importantes en la transpiración y la productividad de los cultivos: la humedad. 

"La humedad relativa y el déficit de presión de vapor influyen más en el uso del agua por parte de las plantas y en la productividad de los cultivos que las precipitaciones", afirma Yuanchao Fan, miembro del Programa de Investigación en Geoingeniería Solar de Harvard y primer autor del artículo. " Encontramos que en un planeta más frío bajo múltiples escenarios, excepto el adelgazamiento de los cirros, habrá una mayor humedad relativa, lo que aliviará el estrés hídrico de los cultivos de secano. Nuestro modelo muestra que el cambio en las precipitaciones resultante de los tres métodos de geoingeniería solar tendría, de hecho, muy poco efecto en los cultivos." 

Los investigadores compararon cómo afecta a la productividad agrícola la geoingeniería solar y la reducción de emisiones y comprobaron que, aunque las reducciones de emisiones tienen grandes beneficios en cuanto a enfriamiento y humedad, pueden tener un beneficio menor para el rendimiento de los cultivos que la geoingeniería solar, ya que la reducción de la fertilización con CO2 reduce la productividad de la mayoría de los cultivos en comparación con la geoingeniería solar que logra la misma reducción de temperatura. 

Los resultados ponen de manifiesto la necesidad de combinar la reducción de emisiones con otras herramientas, como el aumento del uso de la fertilización nitrogenada y los cambios en el uso de la tierra. 

La investigación fue una colaboración entre SEAS y el Centro de Investigación Noruego y el Centro Bjerknes para la Investigación Climática, la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, el Centro Nacional de Investigación Atmosférica, la Universidad Nacional de Seúl y la Academia China de Ciencias. Lea el artículo completo aquí: Nature Food.

Fuente:   Editor-in-chief: