altocumulusrascacielis.gif
mardeniebla.gif
fuegoalatardecer.gif

Disminuye el papel de la Amazonía como sumidero de carbono

3 - 4 minutos 

La Amazonía alberga los mayores bosques tropicales de la Tierra y ha demostrado ser un importante sumidero de carbono. Sin embargo, este sumidero de carbono parece disminuir como consecuencia de factores como la deforestación y el cambio climático, según un nuevo trabajo publicado en Nature. 

El estudio ha sido dirigido por Lucia Gatti, jefa de grupo del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales/Centro de Ciencias del Medio Ambiente de Brasil y miembro del comité directivo del Sistema Mundial Integrado de Información sobre los Gases de Efecto Invernadero, dirigido por la OMM. 

Los autores investigaron el equilibrio de carbono de la Amazonía y los principales factores responsables de su transformación en fuente de carbono. El grupo utilizó un planteamiento basado en la observación para evaluar los flujos de carbono del ecosistema y realizó 590 mediciones de perfiles verticales de aeronaves sobre las concentraciones de dióxido de carbono y monóxido de carbono en la baja troposfera en cuatro lugares de la Amazonía entre 2010 y 2018. 

Encontraron que las emisiones totales de carbono son mayores en la Amazonía oriental que en la occidental porque esta parte experimenta un aumento más fuerte de la temperatura en la estación seca y un descenso de las precipitaciones. El sureste de la Amazonia, en particular, actúa como una fuente neta de carbono (flujo total de carbono menos las emisiones de los incendios) a la atmósfera. 

"En los últimos 40 años, la Amazonía oriental ha estado sometida a más deforestación, calentamiento y estrés hídrico que la parte occidental, especialmente durante la estación seca, siendo el sureste el que ha experimentado las tendencias más fuertes", señala el estudio. 

El papel de la Amazonía como sumidero de carbono disminuye, " estudiamos el efecto del cambio climático y de las tendencias de deforestación sobre las emisiones de carbono en nuestros lugares de estudio, y descubrimos que la intensificación de la estación seca y el aumento de la deforestación parecen favorecer el estrés de los ecosistemas, el aumento de los incendios y el aumento de las emisiones de carbono en la Amazonía oriental. Esto está en consonancia con estudios recientes que indican un aumento de la mortalidad de los árboles y una reducción de la fotosíntesis como resultado de los cambios climáticos en toda la Amazonia", se afirma. 

Los sumideros de carbono, como la captación de carbono por parte de la biosfera terrestre, son un regulador vital del cambio climático al eliminar una cuarta parte del dióxido de carbono emitido a la atmósfera por los seres humanos. 

Si los sumideros, como la Amazonía, se convierten en emisores netos, a causa de la deforestación y los incendios, así como a consecuencia del cambio climático, existe la posibilidad de que esto se convierta en un "punto de inflexión" en el sistema climático. En consecuencia, esto tendría implicaciones de gran alcance para frenar el ritmo del cambio climático y el aumento de la temperatura. 

La consecución de los objetivos del Acuerdo de París requiere un cierto equilibrio entre fuentes y sumideros de gases de efecto invernadero. En la carrera hacia el cero neto, cada vez más países están estudiando proyectos de reforestación para aumentar la captación de dióxido de carbono de la atmósfera. Los bosques tropicales se consideraban hasta ahora un sumidero de CO2, pero los cambios en los regímenes de temperatura y precipitaciones que crean un entorno adverso para la vegetación pueden convertirlos en fuente de carbono. Se espera que alrededor de una cuarta parte de la reducción para 2030 prometida por los países en sus contribuciones iniciales determinadas a nivel nacional (NDC) en el marco del Acuerdo de París provenga de opciones de reducción basadas en la tierra. 

El Informe Especial sobre la Tierra del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático dice: "Paralelamente a estos cambios de la envoltura climática, surgirán nuevos climas cálidos en los trópicos y aumentará la frecuencia, la intensidad y la duración de los fenómenos extremos (por ejemplo, olas de calor, lluvias muy intensas, sequías). Estos climas cálidos emergentes afectarán negativamente al aprovechamiento de la tierra (a través de cambios en la productividad de los cultivos, las necesidades de riego y las prácticas de gestión) y a la cubierta terrestre a través de la pérdida de productividad de la vegetación en muchas partes del mundo, y anularía cualquier beneficio para el aprovechamiento de la tierra y la cubierta terrestre provocado por el aumento de las concentraciones atmosféricas de CO2". 

Las concentraciones atmosféricas de CO2 siguen aumentando hasta alcanzar niveles récord, y la deforestación es una de las razones de ello, según el Boletín de Gases de Efecto Invernadero de la OMM. 

La red de Vigilancia de la Atmósfera Global de la OMM, que abarca más de 50 países, proporciona mediciones precisas que constituyen la base de nuestra comprensión de las concentraciones de gases de efecto invernadero, incluidas sus múltiples fuentes, sumideros y transformaciones químicas en la atmósfera.

Fuente: