despidiendoal2005.gif
lenticularmadrugador.gif
ciudadasustada.gif

El Valle de la Muerte alcanza los 54,4 °C, la temperatura más alta jamás registrada en la Tierra

7 - 9 minutos

La ola de calor que ha asolado el suroeste de EE.UU. este fin de semana se atribuye a una especie de cúpula térmica (aire estancado en la mima área durante días). El Valle de la Muerte alcanza los 54,4 °C, la temperatura más alta jamás registrada en la Tierra.

Una ola de calor abrasadora que bate récords se prolonga durante días, gracias a una persistente cúpula de calor que se ha desarrollado sobre la costa oeste de Estados Unidos. El Valle de la Muerte es conocido por ser el lugar más caluroso del territorio estadounidense, y el récord oficial de 130,0 grados Fahrenheit (54,4 °C) alcanzado el viernes fue el quinto en la historia registrado por la estación (los registros se remontan a casi 150 años).

Puede que el Valle de la Muerte esté en el punto de mira al alcanzar estos récords de temperaturas extremas este fin de semana, pero no es el único lugar que se asfixia bajo una ola de calor. La ola de calor se extiende básicamente por gran parte de la costa oeste y el suroeste desértico. Las temperaturas están superando los 122 °F (50 °C), desafiando los récords históricos.

 

Hay avisos de calor excesivo para más de 30 millones de personas en el oeste de Estados Unidos. Muchas personas en California, Nevada, Arizona y Utah están sufriendo temperaturas de 40 grados.

 La temperatura más baja del viernes fue notablemente alta, 104 °F (40 °C) fue lo que marcó el termómetro a las 5:38 a.m. Más tarde, la máxima de 130.0 °F (54.4 °C) se midió por la tarde, unos minutos antes de las 5 pm del 10 de julio.

La noche siguiente trajo la mínima de 99 °F, seguida de una temperatura muy alta el día después, el sábado 10 de julio. La temperatura máxima oficial en Furnace Creek, Valle de la Muerte, fue sólo un poco más baja que la del viernes, fue de 129,4 °F (54,1 °C)

 

Y tanto el domingo como el lunes podrían volver a darse estas temperaturas, posiblemente incluso un poco más altas. La máxima para el Valle de la Muerte el domingo podría estar entre 129 y 131 °F, 54,1 a 55,0 °C. A continuación se adjunta la animación de la escala de tiempo de 2 m de temperatura en los Estados Unidos y el suroeste del desierto.

También hay otro registro estadístico que da pistas sobre lo extrema que es la ola de calor en curso. Los meteorólogos estadounidenses también registran el récord de días consecutivos a 125 grados (51,7 °C) o más. El récord existente es de 10 y se estableció en 1913, con una duración del 28 de junio al 5 de julio.

Este verano, el Valle de la Muerte registró 126 °F el 7 de julio y las temperaturas máximas diarias no han sido más bajas desde entonces. Por lo tanto, se espera que la ola de calor continúe con estos días de más de 125 °F (51,7 ºC) al menos hasta el martes, lo que supondría 8 días consecutivos. Para el martes, esta sería la segunda racha más larga en la historia registrada, empatando ocho días de más de 125 °F  ( 51.7 ºC ) establecidos en 2013.

 La razón de estos días extremadamente calurosos suele ser por el famoso patrón meteorológico persistente, conocido como cúpula de calor que se desarrolla a gran escala en varias partes del mundo.

¿QUÉ ES UN DOMO DE CALOR y POR QUÉ ES IMPORTANTE PARA LA OLA DE CALOR?

El origen de las olas de calor duraderas y extremas suele ser una cúpula de calor. Una zona de altas presiones que se estaciona sobre una gran región geográfica como una tapadera en una olla, atrapando el calor debajo durante días.

Así pues, una cúpula de calor es básicamente esa acumulación de calor bajo la extensa dorsal de niveles superiores que bloquea y con el sistema de altas presiones en superficie. Una masa de aire estable comienza a acumularse y desarrolla la ola de calor que normalmente dura varios días y noches consecutivas. Las temperaturas durante una ola de calor suelen estar muy por encima de lo normal, incluso desafiando los récords de temperatura.

Si la cúpula de calor es muy fuerte -como la que se produjo en el noroeste del Pacífico de Canadá y Estados Unidos a finales de junio de este año o la ola de calor que se está produciendo actualmente en el suroeste del desierto- esta gran tapa ayuda a mantener el calor abrasador en la superficie. Esto ocurre cuando un sistema de altas presiones se establece plenamente a través de todas las capas de la atmósfera, y el aire que desciende por debajo calienta la atmósfera inferior.