altocumulusrascacielis.gif
fuegoenelmartethys.gif
uyyyquecerca.gif

Un tercio de los estadounidenses niega que exista un cambio climático causado por los humanos, pero la mayoría cree que la amenaza es real y está subestimada.

 

En las últimas semans, la costa oeste de Canadá y gran parte del noroeste del Pacífico de Estados Unidos han experimentado una ola de calor extrema. Lytton, un pueblo de la Columbia Británica, registró temperaturas récord tres días seguidos: el 29 de junio se estableció un nuevo récord cuando los termómetros registraron 49,6 °C (121,3 °F). Las condiciones cálidas y secas resultaron perfectas para los incendios forestales, y el 30 de junio los residentes fueron evacuados cuando un incendio envolvió el área en 15 minutos. Casi todos los edificios de la aldea fueron destruidos. El calor y el humo de esos incendios formaron nubes de pirocumulonimbos, creando tormentas de fuego con relámpagos y vientos poderosos que amenazan con destruir millones de acres de tierra.

Es un ejemplo sombrío de un patrón cada vez más familiar. Cada verano, el oeste de Estados Unidos se ve afectado por incendios que contaminan el aire, matan la vida silvestre y obligan a las personas a abandonar sus hogares. Tales infiernos son cada vez más frecuentes y feroces: el área quemada anualmente por incendios forestales en Estados Unidos se ha cuadriplicado en 40 años. Según una nueva encuesta de YouGov, el 51% de los adultos ven estos eventos como el resultado del cambio climático (aunque el vínculo entre eventos climáticos específicos y un cambio climático más amplio a menudo es difícil de establecer). Una mayoría significativa del público, el 61%, está de acuerdo en que "el clima del mundo está cambiando como resultado de la actividad humana".

Todavía hay algunos detractores. En la encuesta, el 36% de los estadounidenses piensa que el clima extremo “simplemente ocurre de vez en cuando”; el 30% niega que exista un cambio climático causado por el hombre. Uno de cada diez dice que el clima del mundo no está cambiando, un punto de vista sostenido de manera más prominente por aquellos que se sitúan en la derecha política, quienes recientemente han sido más propensos a no creer en la ciencia y abrazar las teorías de la conspiración. Según los datos de las encuestas del Pew Research Center, la división partidista sobre la causa del cambio climático ha estado presente al menos desde mediados de la década de 2000, pero ha crecido desde entonces. Aunque los congresistas demócratas y republicanos acordaron aplicar la legislación climática a principios de la década de 1990, en el siglo XXI muchos republicanos han adoptado una dura oposición a cualquier nueva reglamentación climática seria. En 2015, Donald Trump afirmó que el cambio climático era un engaño y que no creía que las tendencias del calentamiento fueran exacerbadas por la acción humana.

A pesar de las amenazas de un calentamiento sin precedentes, los estadounidenses no consideran el asunto una prioridad. La encuesta semanal de YouGov durante los últimos seis meses muestra solo un pequeño aumento en la proporción de adultos que califican el cambio climático y el medio ambiente como el mayor problema que enfrenta el país; en enero, un promedio del 9% de los adultos lo dijo; en junio el 13% dijo lo mismo. Eso se compara con el 13% y el 16% que ven la economía y la atención médica, respectivamente, como las principales preocupaciones, según el análisis continuo de The Economist de las cifras de YouGov. Se necesitarán acciones a largo plazo para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero si el mundo quiere evitar eventos climáticos cada vez más extremos. Reconocer la magnitud del problema sería un comienzo.

 

 

 

Publicado en The Economist el 8 de julio de 2021 por .Enlace al artículo original: https://econ.st/3wvTFzN