altocumulusrascacielis.gif
amanecerdesdeelcielo.gif
arreboladapirenaica.gif

Cambio climático: ¿Cómo sabemos lo que sabemos?

 3 - 4 minutos

Esta gráfica, basada en la comparación de muestras atmosféricas de núcleos de hielo y mediciones directas más recientes, proporciona evidencia de que el CO2 atmosférico ha aumentado desde la Revolución Industrial. (Crédito: Luthi, D., y colaboradores, 2008; Etheridge, D.M., y colaboradores, 2010; datos sobre el núcleo de hielo de Vostok /J.R. Petit y colaboradores; registro de CO2 - Mauna Loa, NOAA) Descubra más sobre los núcleos de hielo (sitio externo).

El clima de la Tierra ha cambiado a través de la historia. En los últimos 650.000 años, se han dado siete ciclos de avances y retrocesos glaciales, con el abrupto final de la última era de hielo hace alrededor de 11.700 años, lo que marcó el comienzo de la era climática moderna y de la civilización humana. La mayoría de estos cambios climáticos se atribuyen a variaciones muy pequeñas en la órbita de la Tierra, las cuales alteran la cantidad de energía solar que recibe nuestro planeta.

La evidencia científica sobre el calentamiento del sistema climático es inequívoca.

- Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático

La tendencia al calentamiento actual resulta de particular importancia ya que es extremadamente posible (con una probabilidad mayor del 95 por ciento) que la mayor parte de ella sea el resultado de la actividad humana desde mediados del siglo XX, y avanza a un ritmo sin precedentes de décadas a milenios.1

Los satélites que orbitan la Tierra y otros avances tecnológicos han permitido a los científicos tener una visión global; han recolectado muchos tipos de información diferentes sobre nuestro planeta y su clima a escala global. Este conjunto de datos, reunido durante muchos años, revela signos de un clima cambiante.

A mediados del siglo XIX, se demostró que el dióxido de carbono y otros gases atrapan el calor.2 Su capacidad para afectar la transferencia de la energía infrarroja a través de la atmósfera es la base científica de muchos instrumentos que ha puesto en vuelo la NASA. No cabe duda de que el aumento de los niveles de los gases de efecto invernadero debe provocar que, como respuesta, la Tierra se caliente.

Los núcleos de hielo extraídos de Groenlandia, la Antártida y los glaciares de montañas tropicales muestran que el clima de la Tierra responde a cambios en los niveles de los gases de efecto invernadero. Asimismo, se puede hallar evidencia antigua en anillos de árboles, sedimentos oceánicos, arrecifes de coral y capas de rocas sedimentarias. Esta evidencia del clima antiguo, o paleoclima, revela que el actual calentamiento está ocurriendo aproximadamente diez veces más rápido que la tasa promedio de calentamiento que se dio tras las épocas glaciales. Tras la última Edad de Hielo, el dióxido de carbono producido por la actividad humana está aumentando a una velocidad más de 250 veces mayor que el proveniente de fuentes naturales.3

Aumento de la temperatura global

La temperatura promedio de la superficie del planeta ha aumentado aproximadamente 2,12 grados Fahrenheit (1,18 grados centígrados) desde finales del siglo XIX, un cambio impulsado en gran medida por el aumento de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera y otras actividades humanas.4 La mayor parte del calentamiento se produjo en los últimos 40 años, con los siete años más recientes siendo los más cálidos. Los años 2016 y 2020 están empatados por ser el año más cálido registrado.5

Océanos que se calientan

Los océanos han absorbido gran parte de este aumento de calor; los 100 metros (alrededor de 328 pies) más superficiales del océano muestran un calentamiento de más de 0,6 grados Fahrenheit (0,33 grados Celsius) desde 1969. La Tierra almacena el 90% de la energía sobrante en el océano.6

Capas de hielo que disminuyen

Las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida han disminuido sus masas. Datos del Experimento sobre Clima y Recuperación de la Gravedad, de la NASA, muestran que Groenlandia perdió un promedio de 279.000 millones de toneladas de hielo por año entre 1993 y 2019, mientras que la Antártida perdió aproximadamente 148.000 millones de toneladas de hielo por año durante el mismo período.7
magen: Agua derretida que fluye de la capa de hielo de Groenlandia

Retroceso glacial

Los glaciares están retrocediendo casi en todas partes del mundo, lo que incluye a los Alpes, el Himalaya, los Andes, las Rocallosas, Alaska y África.8

Imagen: La capa de nieve que está desapareciendo del Monte Kilimanjaro, vista desde el espacio

Cubierta de nieve reducida

Observaciones realizadas mediante satélites revelan que, en primavera, la cubierta de nieve del hemisferio norte ha disminuido durante las últimas cinco décadas y que la nieve se derrite antes.9

Aumento del nivel del mar

El nivel de los mares del mundo aumentó alrededor de 2.03 cm (8 pulgadas) en el último siglo. Sin embargo, la tasa en las últimas dos décadas es casi el doble de la del último siglo y cada año se está acelerando ligeramente.10

I

magen: República de Maldivas: Vulnerable al aumento del nivel del mar

Reducción del hielo marino ártico

Tanto la extensión como el espesor del hielo marino del Ártico se han reducido rápidamente durante las últimas décadas.11

Imagen: Visualización de la extensión anual mínima de hielo marino ártico, en 2012, la más reducida que se ha registrado

Eventos extremos

El número de récords de altas temperaturas en los Estados Unidos ha aumentado, mientras que los récords de bajas temperaturas registrados en este país han disminuido desde 1950. Los Estados Unidos también han presenciado una creciente cantidad de eventos de lluvia intensa.12