espectrobroken.gif
mardeniebla.gif
transferenciadeenergia.gif

La iniciativa de alerta temprana evoluciona durante la pandemia

Ginebra, 11 de mayo de 2021: La pandemia del COVID-19 ha exacerbado los efectos de las condiciones meteorológicas extremas y del cambio climático en los países vulnerables, pero también ha puesto de manifiesto la necesidad de aumentar la resiliencia frente a una multitud de peligros mediante la mejora de las alertas tempranas y la información sobre los riesgos.

Este es uno de los mensajes clave del Informe Anual 2020 de la Iniciativa de Sistemas de Alerta Temprana y Riesgo Climático (CREWS), un programa único de acción climática que ayuda a salvar vidas, medios de subsistencia y activos en los países más vulnerables del mundo.

El informe "Progresos en la alerta temprana en una pandemia" mostró los logros en la mejora de las alertas tempranas para inundaciones repentinas, ciclones tropicales, tormentas de arena y polvo y sequías, así como la mejora de las previsiones meteorológicas para los agricultores de los Países Menos Avanzados (PMA) y los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (PEID).

El informe fue presentado por Stéphane Crouzat, Embajador de Francia para el Cambio Climático, en el diálogo de Wilton Park: Alianza para la Acción Temprana Informada por el Riesgo: del compromiso a la acción

"Es excitante que las iniciativas puestas en marcha como parte de la agenda de acción climática junto con el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático, en 2015, estén demostrando que son instrumentos eficaces para intensificar la acción. CREWS está trabajando, a través de sus socios operativos, en 9 proyectos nacionales y 4 regionales, que abarcan 57 países en total."

El informe describe las acciones de cooperación llevadas a cabo por la Organización Meteorológica Mundial, el Banco Mundial/Fondo Mundial para la Reducción de los Desastres y la Recuperación (GFDRR) y la Oficina de las Naciones Unidas para la Prevención de los Riesgos de Desastres (UNDRR), quienes son socios ejecutores de la Iniciativa CREWS. Con el apoyo directo de los miembros que contribuyen al Fondo Fiduciario de CREWS, la asociación es una alianza efectiva que continuamente logra marcar la diferencia respecto a la vida y los medios de subsistencia de las personas.

Hasta la fecha, el Fondo Fiduciario CREWS ha recibido más de 66 millones de dólares en financiación de proyectos -con un aumento del 21% en 2020- y ha movilizado otros 330 millones de dólares de fondos públicos de otros socios de desarrollo. Necesita 107 dólares más para cubrir las necesidades de financiación de los próximos cinco años, inversiones que darán sus frutos y apoyarán la agenda global sobre desarrollo sostenible, reducción del riesgo de desastres y adaptación al cambio climático.

No cabe duda de que COVID-19 afectó a los proyectos CREWS en todo el mundo en cuanto a los plazos y el desarrollo de las actividades, así como en el modo de su ejecución. La capacidad de las instituciones nacionales para operar con normalidad se vio obstaculizada, mientras que las restricciones de viajar afectaron a la capacidad de los socios nacionales e internacionales para prestar servicios.

Gracias a esta labor, muchos millones de personas de algunas de las comunidades más vulnerables del mundo tienen ahora acceso a mejores servicios de alerta temprana.

- En Afganistán, las autoridades nacionales han elaborado un plan para modernizar las operaciones hidrometeorológicas nacionales y mejorar la capacidad de los servicios de alerta temprana de riesgos múltiples, incluidas las inundaciones repentinas y la sequía, para 38 millones de personas. Se están utilizando impresoras 3D para construir estaciones meteorológicas automáticas en las comunidades rurales.

- En Burkina Faso se difunde un boletín diario sobre tormentas de arena y polvo, mitigando el impacto en la salud, la agricultura y el transporte en uno de los países más afectados del mundo. Se ha capacitado a los agricultores para que utilicen la información sobre el tiempo y las predicciones meteorológicas, lo que ha dado lugar a una reducción de los costes de producción, un mayor rendimiento y un aumento de los ingresos del 265% en comparación con los agricultores que no participan en el proyecto piloto, y el dinero se ha destinado a la educación, la atención sanitaria y la empresa.

- En Chad y la República Democrática del Congo, CREWS está creando competencias nacionales para prestar servicios de alerta centrados en la comunidad sobre el tiempo, el agua y los fenómenos meteorológicos extremos.

- En Malí y Níger, los líderes comunitarios -con especial atención en las mujeres- han recibido formación sobre los riesgos climáticos y la alerta temprana de inundaciones, tormentas y sequías.

- En Togo, los servicios hidrometeorológicos y los organismos de protección civil han mejorado la cooperación entre ellos mediante la evaluación conjunta de los procesos de previsión meteorológica y climática y de alerta de inundaciones.

- En Papúa Nueva Guinea, el servicio meteorológico e hidrológico nacional es capaz de proporcionar a la población información climática y meteorológica oportuna y más precisa y protegerla mejor de la sequía, las inundaciones y las crecidas costeras.