mangaensantander.gif
arcoirislenticular.gif
trazadoresdelviento.gif

El cambio climático podría causar "impactos irreversibles" en los ecosistemas lacustres (3)

Enlace Parte 2

4 -5 minutos

 

Tiempo más cálido y vientos más débiles

El momento en que se inicia y se deshace la estratificación en los lagos depende de dos factores principales: la temperatura y la velocidad del viento.

El impacto de la temperatura en la estratificación de los lagos se basa en el hecho de que el agua caliente es menos densa que la fría, explica Woolway:

"El calentamiento de la superficie del agua por el aumento de la temperatura del aire hace que la densidad del agua disminuya y, del mismo modo, hace que se formen distintas capas térmicas dentro de un lago: el agua más fría y densa se sedimenta en el fondo del lago, mientras que el agua más cálida y ligera forma una capa en la parte superior".

Esto significa que, a medida que el cambio climático provoque un aumento de las temperaturas, los lagos comenzarán a estratificarse antes y permanecerán estratificados durante más tiempo. También es probable que los lagos situados a mayor altitud experimenten mayores cambios en la estratificación, explica Woolway, porque "la prolongación del verano es muy patente en las regiones de alta latitud".

Aumento previsto de la duración de la estratificación en los lagos del hemisferio norte en los escenarios de emisiones bajo (izquierda), medio (centro) y alto (derecha). Crédito: Woolway et al (2021). La figura muestra que el impacto previsto del cambio climático en la duración de la estratificación es más pronunciado en las latitudes altas más septentrionales.

El segundo factor es la velocidad del viento, explica Woolway:

"La velocidad del viento también afecta al momento en que se inicia y termina la estratificación, ya que los vientos más fuertes actúan para mezclar la columna de agua, actuando así en contra del efecto estratificador del aumento de la temperatura del aire."

Según el estudio, se espera que la velocidad del viento disminuya ligeramente a medida que el planeta se calienta. Los autores señalan que los cambios esperados en la velocidad del viento cerca de la superficie son "relativamente menores" en comparación con el probable aumento de la temperatura, pero añaden que aun así puede causar cambios "sustanciales" en la estratificación.

El estudio concluye que la temperatura del aire es el factor más importante a la hora de que un lago comience a estratificarse. Sin embargo, cuando se analiza la interrupción de la estratificación, se observa que la velocidad del viento es un factor más importante.

Por su parte, Vachon afirma que la velocidad del viento también tiene implicaciones en las emisiones de metano de los lagos. Señala que la estratificación impide que el metano producido en el fondo del lago suba y que, cuando el periodo de estratificación termina, el metano puede subir a la superficie. Sin embargo, según Vachon, la velocidad de la degradación de la estratificación afectará a la cantidad de metano que se libere a la atmósfera:

"Mi trabajo ha sugerido que la cantidad de metano acumulado en las aguas del fondo que finalmente se emitirá está relacionada con la rapidez con la que se produce la desaparición de la estratificación. Por ejemplo, una eliminación lenta y progresiva de la estratificación permitirá probablemente la oxigenación del agua y permitirá a las bacterias oxidar el metano en dióxido de carbono. Sin embargo, una ruptura de la estratificación que se produzca rápidamente -por ejemplo, después de tormentas con gran velocidad de viento- permitirá que el metano acumulado se emita a la atmósfera de forma más rápida".

Por último, el estudio concluye que los grandes lagos tardan más en estratificarse en primavera y suelen permanecer estratificados durante más tiempo en otoño, debido a su mayor volumen de agua.

Estos lagos se han estratificado 3,5 días antes cada década desde 1980, según los autores, y su inicio de estratificación puede variar hasta 48 días en algunos años extremos.

O'Reilly explica que "está claro que estos cambios llevarán a los lagos a un territorio inexplorado" y añade que el trabajo "proporciona un marco para pensar cuánto cambiarán los lagos en futuros escenarios climáticos".

 Fuente: Autora: AYESHA TANDON