69sesentaynueve.gif
deltaenlapalma.gif
despidiendoalotono.gif

La NOAA demuestra que los sensores móviles son un medio eficaz y de bajo coste

3 - 5 minutos

Una investigación patrocinada por la NOAA demuestra que los sensores móviles son un medio eficaz y de bajo coste para que las ciudades estadounidenses elaboren un mapa de sus emisiones de dióxido de carbono.

Los mapas siguientes comparan las mediciones de las emisiones de dióxido de carbono urbanas medidas por sensores móviles frente a las fijas:


Más de una docena de estados, cerca de 150 ciudades y más de mil empresas estadounidenses han adoptado planes para reducir drásticamente sus emisiones de dióxido de carbono.

Eso significa que las ciudades de todo el país se están haciendo la misma pregunta: ¿cuál es la forma más barata de registrar y medir las emisiones de dióxido de carbono? Una nueva investigación financiada por la NOAA y dirigida por Derek Mallia, Logan Mitchell y John Lin, ha demostrado la utilidad de este enfoque. El equipo descubrió que el despliegue de sensores móviles en un tren ligero eléctrico, en lugar de instalar sensores fijos, puede mejorar considerablemente el conocimiento de las emisiones de dióxido de carbono en las ciudades.

En el pasado, la costumbre ha exigido el despliegue de múltiples sensores costosos y de nivel de investigación en diferentes partes de la ciudad. Pero el primer par de mapas muestra la ampliación de la zona de muestreo que puede trazar un solo instrumento de dióxido de carbono montado en un vagón de tren ligero (a la derecha), en comparación con cuatro instrumentos colocados en ubicaciones fijas (a la izquierda). Los sensores móviles instalados en un vagón de tren ligero permitieron a los investigadores conocer mejor la región del Valle de Salt Lake, incluyendo importantes fuentes de dióxido de carbono como las carreteras interestatales 15 y 80, el centro de Salt Lake City, las centrales eléctricas y las refinerías de petróleo. Los sensores móviles no sólo produjeron mejores resultados que los sensores fijos, sino que lo hicieron a una parte del coste. Los autores calculan que un solo sensor instalado en un andén de transporte público de tren ligero podría recoger la misma información sobre las emisiones de dióxido de carbono que 30 sensores fijos, ahorrando a la ciudad 1,2 millones de dólares.
La elaboración de inventarios de emisiones urbanas como el de Salt Lake City requiere una multitud de flujos de datos que se mezclan en un modelo. Cada conjunto de datos tiene su propia fuente de incertidumbre. Por ejemplo, los investigadores pueden medir las emisiones del tubo de escape de un coche, pero para estimar las emisiones de todos los coches de una ciudad hay que saber (1) cuántos coches hay en la ciudad, (2) saber cuándo y dónde se mueven esos coches, (3) la edad del parque automovilístico, (4) los tipos de vehículos, etc. En el mejor de los casos, las observaciones del mundo real permiten a los investigadores poner límites superiores o inferiores a lo que no conocen. Los mapas muestran que los sensores móviles redujeron significativamente la incertidumbre en las estimaciones de los modelos de las emisiones de la ciudad, reduciéndola a la mitad en algunos lugares del valle de Salt Lake.

La única condición para seleccionar un sistema de tren ligero es que los trenes sean eléctricos y circulen por encima del suelo; de lo contrario, las propias emisiones del tren podrían sesgar los resultados. Las investigaciones futuras también podrían aplicar este marco de estudio a contaminantes atmosféricos como las PM2,5, las diminutas partículas de hollín y aerosol que son especialmente peligrosas para la salud humana. La investigación también puede alentar a las ciudades que no cuentan con un tren ligero a considerar seriamente otras opciones para el despliegue de sensores móviles.

Fuente: Autor: John Dos Passos Coggin. Publicado el 2 de febrero de 2021