altocumulusrascacielis.gif
fuegoenelmartethys.gif
trazadoresdelviento.gif

Los bosques tropicales pierden la capacidad de absorber CO2

Los bosques tropicales del mundo están perdiendo su capacidad de absorber el CO2 de la atmósfera, mientras que los bosques boreales están absorbiendolo a un ritmo cada vez más rápido, según un estudio.

El nuevo análisis utiliza una combinación de datos de teledetección y modelización para crear una imagen detallada de la pérdida y la ganancia de carbono en todos las biomas de la Tierra desde 1992 hasta 2015. Muestra un cuadro divergente en los dos ecosistemas más importantes del mundo para el almacenamiento de carbono en tierra firme: los bosques tropicales húmedos y los bosques "boreales", que se encuentran en el clima frío de las altas latitudes.

El principal responsable de la pérdida de carbono en los bosques tropicales durante el período de estudio fue la deforestación. Es probable que entre las zonas especialmente afectadas se encuentren el Amazonas, Indonesia y el Asia sudoriental, dice el autor principal a “Carbon Brief”.

No está totalmente claro qué es lo que está impulsando a los bosques boreales a absorber más carbono , dice otro científico a “Carbon Brief”. Sin embargo, un probable factor es el "efecto de la fertilización con CO2", un término que describe cómo el aumento de los niveles de CO2 en la atmósfera puede provocar el crecimiento de las plantas.

En general, los hallazgos señalan un cambio "preocupante" en la capacidad de los bosques tropicales en absorber las emisiones de CO2, añade.

 

Siempre verde

Alrededor del 30% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la actividad humana son absorbidas por la tierra, convirtiéndola en un importante "sumidero de carbono".

La tierra absorbe el CO2 de la atmósfera cuando los árboles y otros tipos de vegetación realizan la fotosíntesis, el proceso en el que las plantas utilizan el CO2 para construir nuevos brotes, raíces y hojas. Esto significa que, mientras las plantas estén vivas, pueden actuar como "sumideros" de CO2 a largo plazo.

El nuevo estudio, publicado en Nature Ecology and Evolution, utiliza una serie de técnicas para crear una imagen detallada de la pérdida y ganancia de carbono desde 1992 hasta 2015 en todos las biomas del mundo, que incluyen tierras secas, vírgenes, tundra (un entorno ártico) y regiones templadas, boreales y tropicales.

(Los bosques "templados" se encuentran en climas moderados y son conocidos por tener cuatro estaciones, mientras que los bosques boreales se encuentran en regiones más frías de alta latitud y se caracterizan por pinos, abetos y alerces de hoja perenne).

En el mapa que figura a continuación se muestra la distribución de las diversos biomas incluidos en el estudio. Los ecosistemas templados, boreales y tropicales se desglosan además en "bajo" o "bosque". "Bajo" se utiliza para indicar las regiones que no están cubiertas por bosque primario, sino que están compuestas por pastos, tierras de cultivo, matorrales o sabanas.

 

La distribución de las biomas terrestres del mundo entre 1992 y 2015, que incluye los bosques ralos (amarillo), tundra (azul), boreales bajos (verde claro), bosque boreal (verde oscuro), templado bajo (olivo), bosque templado (negro), tierras secas (naranja), tropical bajo (turquesa), bosque tropical (azul oscuro) y desnudo (gris). Fuente: Información complementaria, Tagesson y otros (2020)

Para analizar el almacenamiento de carbono en cada región, los autores utilizan una combinación de datos de modelos y de teledetección. Estos datos provienen de satélites que utilizan microondas para detectar cambios en la "biomasa sobre la tierra", una medida de toda la materia vegetal viva que cubre la superficie de la tierra, incluyendo ramas, hojas, troncos y follaje rastrero.

De acuerdo con investigaciones anteriores, el estudio concluye que los bosques tropicales y boreales son las biomas más importantes para el almacenamiento de carbono. Entre estas dos biomas representaron más de la mitad (53%) del carbono almacenado en la tierra durante el período de estudio.

Sin embargo, estas dos regiones están mostrando ahora "divergencia" en su capacidad de almacenar carbono, dice el Dr. Torben Tagesson, autor principal del estudio e investigador de la Universidad de Lund en Suecia. Él le dice a “Carbon Brief”:

"Este estudio nos da una idea de cómo se distribuye esta absorción de CO2 en todo el mundo - y se muestra que la contribución de los bosques tropicales está disminuyendo sustancialmente. Al mismo tiempo, la contribución de los bosques boreales está aumentando".

En general, el sumidero de carbono terrestre aumentó durante el período de estudio, en gran parte debido a que los bosques boreales absorbieron más CO2, añade. El estudio concluye que el sumidero terrestre creció en 1.000 millones de toneladas de carbono adicionales entre 1992 y 2015.

La agitación tropical

El cuadro que figura a continuación ofrece un panorama más profundo de esta divergencia. Muestra la contribución de los bosques boreales (línea negra) y tropicales (línea roja) al sumidero de carbono terrestre desde 1992 hasta 2015.

Las zonas sombreadas muestran los márgenes de error. (Las incertidumbres son mayores para los bosques tropicales porque son más sensibles a los factores individuales de pérdida y ganancia de carbono, dicen los autores).

La contribución de los bosques boreales (negros) y tropicales (rojos) al sumidero de carbono terrestre desde 1992 hasta 2015. Las zonas de sombra muestran márgenes de incertidumbre. Fuente: Tagesson y otros (2020)

El gráfico muestra cómo los bosques tropicales han pasado probablemente de ser el mayor contribuyente al sumidero de carbono terrestre a ser el segundo mayor después de los bosques boreales.

La razón principal de esta disminución es la deforestación en las regiones tropicales, dice Tagesson:

"Podemos ver claramente que el uso de la tierra y el cambio de la cubierta terrestre originada por el hombre tienen un gran impacto en la contribución de los bosques tropicales".

Cabe señalar que el estudio sólo contempla los cambios hasta 2015, y desde entonces la deforestación tropical se ha acelerado en muchas partes del mundo, añade.

A finales del año 2019 la deforestación de la Amazonia brasileña alcanzó su nivel más alto en una década, mientras que en África central y occidental también se produjo un pico en la pérdida de bosques.

Un segundo estudio publicado recientemente en Nature Sustainability señala que la pérdida de "bosque secundario" en la Amazonia brasileña se duplicó con creces entre 2008 y 2014, lo que provocó la liberación de 2.600 millones de toneladas de carbono. ("Bosque secundario" se refiere a los bosques que fueron replantados recientemente).

La pérdida de carbono en las regiones tropicales también se vio afectada por "factores meteorológicos" como las sequías - que causan la muerte de árboles y favorecen el riesgo de incendios forestales, según el estudio.

 

"Alimento de las plantas

La razón por la que los bosques boreales están absorbiendo CO2 a un ritmo cada vez más rápido es más difícil de determinar, dice Tagesson. El estudio concluye que tanto el cambio en el uso de la tierra como los factores meteorológicos jugaron "papeles menores" en el aumento observado en el almacenamiento de carbono boreal durante el período de estudio.

Sin embargo, es probable que el "efecto de la fertilización con CO2" esté jugando un papel clave, añade. Las plantas utilizan el CO2 en la fotosíntesis y, por lo tanto, a medida que los humanos emiten más, parece que las plantas crecen más rápidamente - y almacenan más carbono.

Aunque el efecto de fertilización con CO2 ha aumentado la capacidad de los bosques boreales para absorber CO2 durante el período de estudio, es posible que este efecto pueda ralentizar o incluso invertirse, dice la Prof. Anja Rammig, investigadora de las interacciones tierra-superficie de la Universidad Técnica de Munich, que no participó en el estudio. Ella comenta a “Carbon Brief”:

"La pregunta es: ¿Cuánto tiempo permanecerá este carbono en los bosques? Podría ser que este carbono se perdiera antes, porque si los árboles crecen más rápido, podrían morir más jóvenes. Si los árboles están murieran más jóvenes, podríamos esperar ver un cuadro completamente invertido en 10 o 20 años".

El nuevo estudio es "muy sólido" y crea una imagen completa de cómo está cambiando el sumidero de carbono de la tierra, añade. Los autores ven la biomasa sobre el suelo como "un verdadero botín", en lugar de verlo por su verdor, como se utiliza a menudo en los estudios forestales".

El verdor es una medida de cuánto, más o menos, verde se ha vuelto la tierra con el tiempo, se observa en las imágenes de los satélites de alta resolución.

Por otro lado, la biomasa sobre la tierra es una medida de toda la materia vegetal viva que cubre la superficie de la tierra. Debido a que toma en cuenta toda la biomasa, en lugar de hacer una estimación integral, puede verse como una forma más completa de medir el carbono forestal, dice.

Las herramientas de alta resolución utilizadas en el estudio lo hacen "extremadamente novedoso", concuerda el Prof. Ranga Myneni, investigador de la dinámica del clima y los bosques de la Universidad de Boston, quien no participó en esta investigación. Él le dice a “Carbon Brief”:

 "Creo que el valor de este estudio está en poder determinar las contribuciones de los diferentes biomas al sumidero de carbono terrestre y luego ver la dinámica temporal de esas contribuciones, principalmente en el caso de los bosques tropicales y boreales".

Fuente: Carbon Brief