69sesentaynueve.gif
vivaelverano.gif
trazadoresdelviento.gif

Actualización de La Niña de diciembre de 2020

 7 - 8 minutos

La Niña continuó ganando fuerza durante el mes de noviembre, e irá incrementando a medida que nos acercamos al máximo habitual de estos fenómenos en el invierno del hemisferio norte, normalmente es durante el periodo de noviembre a enero. Los predictores estiman que hay al menos un 95% de posibilidades de que La Niña dure todo el invierno, con una transición a ENSO-Neutral durante la primavera de 2021 (~50% de posibilidades).

La región Niño3.4 del Pacífico tropical (el área que observamos para determinar el estado del ENSO) está mucho más fría que La Niña  promedio de noviembre (-0,5°C, a -1,4°C) según el conjunto de datos del ERSSTv5. De hecho, la anomalía de la temperatura superficial de la región de Niño3.4 ha sido inferior a -1,0°C durante los dos últimos meses, y la anomalía de noviembre fue la séptima más baja de todas las de noviembre, remontándose a 1950.

La temperatura de la superficie del mar en noviembre de 2020 se aleja del promedio de 1981-2010. El agua fría en el ecuador del Pacífico representa La Niña, mientras que las aguas en otros lugares son más cálidas que el promedio. Imagen de Instantáneas de Datos en Climate.gov.

Como siempre, si queremos ver si La Niña está en viva, tendremos que hacer un análisis de cómo están interactuando el océano y la atmósfera. Durante La Niña, se espera que haya menos lluvia que el promedio en el Océano Pacífico Tropical central y más lluvia en el Continente Marítimo en Indonesia y Filipinas. Este patrón puede verse al observar los cambios en la cantidad de radiación que sale de la Tierra hacia el espacio exterior, que puede ser detectada por los satélites.

Los cielos despejados permiten que la radiación de onda larga saliente (OLR) escape al espacio. Pero las nubes actúan como un tope, bloqueando la energía para que no llegue Espacio Exterior y regrese a la superficie. Menos OLR que llegue al satélite significa más nubes y más lluvia. Más OLR significa lo contrario, cielos más soleados y menos lluvia. Durante noviembre, observamos menos lluvia sobre la Zona de Observación, pero las precipitaciones en el Continente estuvieron en gran medida cerca del promedio (no estamos seguros por qué).

Anomalía de radiación de onda larga saliente del 9 de noviembre al 4 de diciembre de 2020. Las regiones con más nubes y lluvia que el promedio se muestran en verde; las zonas con menos nubes y menos lluvia se muestran en marrón. Imagen de Climate.gov a partir de los datos de la CPC.

Otra señal clave de cómo está funcionando La Niña está en el viento. Los eventos ENSO interrumpen la Circulación de Walker, el patrón normal de viento atmosférico que sopla a través de los trópicos.

La Niña tiende a acelerar la actual Circulación Walker. Los vientos alisios, que soplan de Este a Oeste a través del Océano Pacífico, soplan  más fuertes, mientras que los vientos en altura soplan hacia el Este un poco más fuerte también. Durante noviembre, eso es exactamente lo que ha ocurrido. (Para más información sobre cómo esto es parte de un mecanismo de retroalimentación que pone en marcha La Niña, mira el reciente post de Michelle).

Podemos hacer un pronóstico para la costa del Pacífico

La gran pregunta ahora es cuánto tiempo durará La Niña. Aunque hemos observado mucho la atmósfera y la superficie del océano, para responder a esa pregunta es útil echar un vistazo debajo de la superficie del Océano Pacífico Tropical.

Diferencia de las temperaturas medias (1981-2010) en los 300 metros superiores del Océano Pacífico tropical para el período de 5 días centrado en el 4 de diciembre de 2020. El eje vertical es la profundidad bajo la superficie (metros) y el eje horizontal es la longitud, desde el Pacífico tropical occidental al oriental. Esta sección transversal está justo a lo largo del ecuador. Figura de Climate.gov a partir de los datos del CPC.

Allí encontramos agua más fría que el promedio en todo el Océano Pacífico central y oriental. Esta agua fría es (1) una señal del acoplamiento atmósfera-océano que describí anteriormente y (2) lo suficientemente grande y fuerte como para proporcionar una fuente de agua más fría que el promedio en la superficie durante los próximos meses. Aunque, es importante destacar que esta fuente de anomalías más fría que el promedio en el subsuelo oceánico se ha debilitado ligeramente en el último mes en comparación con octubre.

Ese pequeño debilitamiento podría ser un presagio para el futuro de este fenómeno. La mayoría de los modelos informáticos que usamos pronostican que La Niña durará todo el invierno (más de un 95% de posibilidades). Pero, los predictores no esperan un mayor fortalecimiento, con el fenómeno alcanzando un máximo de entre -1,0°C y -1,5°C para el promedio estacional de la anomalía de la temperatura superficial de Niño3,4 (a menudo denominada "moderada"). Después de lo cual, el pronóstico es que La Niña se debilite a lo largo de la primavera (~50% de probabilidad de ENSO-Neutral durante abril-junio).

Como con cualquier pronóstico a seis meses vista, todavía hay mucha incertidumbre sobre el comportamiento que tomará La Niña.

Un gráfico de barras de las temperaturas superficiales anuales entre 1950-2017, agrupadas por década. Los años más cálidos y más fríos de cada década están coronados por un círculo, que es de color rojo si el año fue un año de El Niño, y azul si fue un año de La Niña. En general, el año más cálido de cualquier década será un año con El Niño, y el más frío uno con La Niña. Este gráfico muestra las temperaturas medias anuales de la superficie (barras grises), agrupadas por década, desde 1950 hasta 2017. Los años más cálidos y más fríos de cada década están marcados con círculos: rojo para los años de El Niño y azul para los años de La Niña. Las etiquetas de El Niño/La Niña se basan en la anomalía de diciembre-febrero del Índice del Niño Oceánico. Diferencia de las temperaturas medias (1981-2010) en los 300 metros superiores del Océano Pacífico tropical para el período de 5 días centrado en el 4 de diciembre de 2020. El eje vertical es la profundidad bajo la superficie (metros) y el eje horizontal es la longitud, desde el Pacífico tropical occidental al oriental. Esta sección transversal está justo a lo largo del ecuador. Figura de Climate.gov a partir de los datos del CPC.

Los colores azules (anomalías del frío) han desaparecido. Aquí se quedan los colores rojos (anomalías cálidas)

La Niña no es lo único que ocurre en nuestro planeta, aunque realmente destaca en un mapa de anomalías de la temperatura del océano. Por supuesto, una razón de por qué sobresale es que en todos los demás lugares es mucho más cálido que el promedio. Porque incluso cuando La Niña se formó este año, en general, el 2020 ha sido muy caluroso.

Normalmente, los años con La Niña son más fríos que los años sin ella debido a la enorme cantidad de agua oceánica más fría que el promedio que se encuentra expuesta a lo largo del Pacífico ecuatorial. Por otro lado, los años con El Niño tienden a caer en el lado cálido. Por ejemplo, el año más cálido registrado es el 2016, cuando ocurrió uno de los más fuertes El Niño desde 1950. Mientras tanto, los años más fríos de la mayoría de las décadas coinciden con La Niña.

Y eso me hizo pensar. ¿Cómo se comparan las temperaturas globales de este año con las temperaturas globales de años similares en los que se desarrolló La Niña en el verano/otoño después de las condiciones tibias del invierno anterior?

Volviendo a 1950, sólo ha habido siete casos que coincidan en cierto modo -1954, 1964, 1970, 1988, 1995, 2007, 2010- y de ellos, cuatro (en negrita) fueron los más cercanos. Comparando las coincidencias más cercanas, el año 2020 está en camino de ser casi 0,5°F más cálido que el siguiente más cálido (2010) y 1,6°F que el año más frío. Aunque no parece mucho, es la diferencia entre ser clasificado como el primer o segundo año más cálido registrado (2020) o el séptimo (2010) o el número 59 (1970). Claramente, la tendencia al calentamiento debido al cambio climático causado por el hombre ayuda a aumentar las temperaturas globales con el tiempo. Y el 2020 no es una excepción. Pero incluso entonces, el 2020 ha sido ciertamente algo más.

Fuente: Author: Tom Di Liberto. Publicado el 10 de diciembre de 2020