traslatormenta.gif
lenticularmadrugador.gif
fuegoalatardecer.gif

Por qué el cambio climático causará más fenómenos de dipolos intensos en el Océano Índico. Parte 1

A finales de la primavera y el verano de 2019-20, Australia experimentó una de las temporadas de incendios forestales más devastadoras de las que se tiene constancia. Ahora conocido como el "verano negro", por la quema de más de 18 millones de hectáreas.


Mientras Australia experimentaba condiciones más secas de lo normal, África Oriental y la India recibieron fuertes lluvias generalizadas. Esto provocó deslizamientos de tierra, obligó al desplazamiento de cientos de miles de personas y contribuyó al crecimiento exponencial de las langostas. Esta plaga afectó a varios países y provocó que decenas de millones de personas se enfrentaran a una grave inseguridad alimentaria. Los incendios forestales y las plagas de langostas pueden parecer a primera vista sin relación, pero ambos están vinculados a un factor importante: la falta de agua.
 Esto causó deslizamientos de tierra, desplazó a cientos de miles de personas y contribuyó al crecimiento exponencial de las langostas. Esta plaga afectó a varios países y provocó que decenas de millones de personas se enfrentaran a una grave inseguridad alimentaria.
Los incendios forestales y las plagas de langostas pueden parecer a primera vista inconexos, pero ambos están vinculados a un factor influyente: un fenómeno climático conocido como el dipolo del océano Índico (IOD).
El IOD, a veces denominado "vecino" de la Oscilación Austral de El Niño, describe un cambio periódico de las temperaturas de la superficie del mar en lados opuestos del Océano Índico.
En un nuevo estudio, publicado en Nature Climate Change, se demuestra que se prevé que los fuertes eventos "positivos" del IOD -similares a los observados en 2019- aumenten en un clima más cálido.


Dipolo del Océano Índico

El IOD se identificó por primera vez en un artículo publicado en Nature en 1999. Los autores describieron cómo el fenómeno tenía fases positivas, neutras y negativas, que cuantificaron utilizando un "Índice de Modo de Dipolo" (DMI). Este "dipolo" se calcula según la diferencia de las temperaturas de la superficie del mar (TSM) entre dos "polos" situados en el Océano Índico occidental y oriental.
En el gráfico que figura a continuación se observa que un evento positivo del IOD está asociado a TSM inusualmente cálidas en el Océano Índico occidental ecuatorial y a TSM inusualmente frías en el oriental. Durante los eventos positivos del IOD, estas TSM frías conducen a una reducción de la evaporación y a condiciones más secas de lo normal en el sudeste de Australia.

Al mismo tiempo, las TSM cálidas en el Océano Índico occidental traen consigo un aumento de las precipitaciones en partes de África oriental y la India.

Ilustración de la fase positiva del Dipolo del Océano Índico, que suele alcanzar su máximo nivel en septiembre-noviembre. Crédito: NOAA Climate.gov.

Los eventos de IOD negativos - que se muestran a continuación - son lo opuesto, con TSM frías en el oeste y TSM más calientes de lo normal en el este. De manera similar, sus impactos en los países circundantes se invierten, con Australia experimentando condiciones más húmedas de lo normal durante la primavera del hemisferio sur mientras que África Oriental y la India están más secas de lo normal.

Sin embargo, los eventos negativos de IOD tienden a ser más débiles que los eventos positivos y los impactos asociados son generalmente menos severos.

Leer Parte 2:

 

 Fuente: