iriscontraglaciar.gif
vivaelverano.gif
arreboladapirenaica.gif

El “Castillo” del Parque del Retiro, sede primitiva de la Agencia Estatal de Meteorología.

En 1850 y bajo patrocinio de la Reina Isabel II se construyó en el ángulo sureste del Parque del Buen Retiro en Madrid un pequeño edifico que imitaba un castillo medieval, con cuatro torres, almenas y ventanas ojivales. Después de 1868 el Parque pasó a pertenecer al Ayuntamiento de Madrid y tuvo diversos usos: cabecera del telégrafo óptico, escuela de telegrafía y otros.

En 1888 el Castillo se encontraba sin uso definido. Acababa de fundarse el año anterior el Instituto Central Meteorológico (la actual AEMET) y su primer director, Augusto Arcimis, pidió al Ministerio de Fomento que solicitara al Ayuntamiento la cesión del Castillo para instalar allí el nuevo organismo, lo que el Ayuntamiento concedió el 2 de noviembre de 1888. Desde entonces ese edificio constituyó junto con otros que se irían  construyendo junto a él, la sede del Servicio Meteorológico español.

 Personal del Observatorio Central Meteorológico posando delante de "El Castillo" en 1915.

Desde entonces el Castillo ha sido testigo privilegiado de la historia de la meteorología y de la investigación científica en España: Desde 1893 hasta nuestros días se han realizado en el recinto observaciones meteorológicas sin más interrupción que durante la Guerra Civil. Allí se iniciaron las observaciones de la atmósfera superior con globos y cometas y las primeras medidas de electricidad atmosférica y de radiación cósmica en España. También ha vivido numerosos acontecimientos dentro de la larga historia de la AEMET. Muchos meteorólogos y científicos notables trabajaron entre sus paredes  y fue allí donde se fundó la primera Sociedad española de Meteorología en 1927 y la actual Asociación Meteorológica Española (AME) en 1964.

En 1962 la sede del Servicio pasó a la Ciudad Universitaria pero los edificios de El Retiro continuaron realizando numerosas funciones. Ya a final del siglo XX el Castillo tuvo que ser desalojado porque amenazaba ruina y durante los últimos años ha permanecido en estado de práctico abandono, temiéndose incluso su derribo. 

Afortunadamente hay por fin planes avanzados para su rehabilitación y su posible transformación en un museo de meteorología abierto al público. Esperemos que este ícono de la meteorología en España sea así  felizmente recuperado.  

Imagen del "Castillo" , pendiente de su rehabilitación.