mangaensantander.gif
arcoirislenticular.gif
uyyyquecerca.gif

Por qué el boom del hidrógeno podría estallar en la cara de Europa

4-5 minutos

La adopción entusiasta del hidrógeno por parte de la UE amenaza con perjudicar la transición hacia una energía limpia y su objetivo fijado de gases de efecto invernadero para 2030

 Burbuja (Foto: zacktionman/Flickr)

Hasta hace poco, la idea de que el hidrógeno jugaría un papel importante en la transición energética europea se limitaba a unos pocos entusiastas de la ciencia ficción que soñaban con aviones, trenes y automóviles a hidrógeno. El desarrollo de una industria europea del hidrógeno no era un debate serio entre los amantes de la energía. Pero en los últimos 12 meses, el hidrógeno ha pasado de ser un tema marginal a ser la palabra de moda en el debate energético europeo.

Hasta principios de 2020, el hidrógeno no recibió ni una sola mención en el Programa de Trabajo de la Comisión Europea. Sin embargo, en julio, la Comisión publicó una Estrategia Europea del Hidrógeno y puso en marcha una Alianza para un Hidrógeno Limpio de alto perfil en un evento que incluyó a tres ministros de energía europeos y a los directores ejecutivos de varias empresas multinacionales. Esta semana, las regulaciones de inversión en energía de la UE están siendo ajustadas para priorizar una " línea estratégica de hidrógeno". Los ministros de energía de la UE acaban de aprobar una declaración sobre el hidrógeno, que promete una inversión de miles de millones. La velocidad de este repentino entusiasmo debería hacernos reflexionar.

La idea de utilizar el hidrógeno en el sector energético no es nueva.

Ya en el siglo XVIII, los científicos debatieron el uso del hidrógeno que se obtiene del agua. Hoy en día, Europa tiene una industria del hidrógeno, principalmente para producir fertilizantes químicos. Pero el 99,9% del hidrógeno de Europa se produce a partir de combustibles fósiles, mediante la disociación del gas metano en carbono e hidrógeno.

Esto ayuda a explicar por qué, a pesar de su imagen limpia y prometedora, los grandes operadores del petróleo y el gas tienen una gran participación en el negocio del hidrógeno. Hydrogen Europe, la organización de lobby de la industria, se encarga de la industria de los combustibles fósiles, incluyendo las grandes empresas de petróleo y gas como Total y Shell, los operadores de redes de gas y los fabricantes de calderas de petróleo y gas como Bosch.

Es importante saber que el hidrógeno no es una fuente de energía limpia o sucia, es simplemente un medio para almacenar y mover la energía. El problema para el cambio climático es el carbono. Si la producción de hidrógeno libera CO2, como por ejemplo al separar el gas metano, empeora el calentamiento global. La industria de los combustibles fósiles afirma que en el futuro puede capturar y almacenar el carbono. En realidad, el almacenamiento seguro y a gran escala del carbono sigue sin estar probado y no es económico.

El hidrógeno tampoco es eficiente. Cuando se compara con sus alternativas, tanto el hidrógeno fósil como el renovable son altamente costosos. Se necesitarían cinco veces más plantas eólicas o solares para calentar nuestras casas con hidrógeno que si las calentáramos directamente con electricidad utilizando una bomba de calor. Es una situación similar con los coches de hidrógeno frente a los coches eléctricos.

Los planes más creíbles para descarbonizar completamente el sistema energético europeo incluyen un pequeño hueco para el hidrógeno después de 2030, para sectores tales como la industria química, la navegación pesada y los aviones, a los que la electricidad renovable no puede alcanzar. No obstante, la industria europea del hidrógeno está exagerando con grandes promesas, sin duda intuyendo una oportunidad y posibles miles de millones en subvenciones en el marco del Acuerdo Verde de la UE.

La Europa del hidrógeno y quienes la apoyan piden a la UE que establezca objetivos ambiciosos para la producción de hidrógeno -tanto a partir de electricidad renovable como de combustibles fósiles- para 2030 y 2050. Se exhorta a que se despliegue el hidrógeno en todas las áreas: en el transporte, en los edificios y en los procesos industriales. Incluso para ayudar a equilibrar el sistema eléctrico. Todo esto requeriría una estrategia industrial a gran escala, un marco de planificación específico y un apoyo financiero abundante. Sin embargo, a partir de una posición de partida de cero, a principios de año, todo lo que la industria ha pedido está siendo concedido por la  Comisión Europea y por muchas corporaciones nacionales.

Un punto central de muchas de estas estrategias es la creación de una alianza o consejo del hidrógeno, dominado por ejecutivos de la industria del petróleo y el gas. Es un ejemplo perfecto de aprovechamiento comercial. El Consejo del Hidrógeno del Reino Unido, por ejemplo, está copresidido por el gigante petrolero Shell. El presidente de la Alianza Alemana del Hidrógeno es el CEO de una subsidiaria de EON.

La industria del gas fósil se ha aferrado a la estrategia de impulsar el boom del hidrógeno. Lo están haciendo porque están recibiendo una presión cada vez mayor de los gobiernos, el público y los defensores de las campañas que desean ver una acción climática efectiva. Alimentar un debate sobre el hidrógeno ayuda a la industria del gas fósil a poner en marcha la necesidad urgente de mantener los combustibles fósiles. De hecho, les ayuda a parecer que son parte de la solución de la crisis climática, en lugar del problema.

A pesar de los claros datos sobre la ineficiencia y los mayores costos del hidrógeno en comparación con la electricidad directa, los responsables de la toma de decisiones parecen estar más que dispuestos a caer en la trampa. La conclusión ineludible es que los gobiernos europeos están muy interesados en seguir extrayendo y canalizando el gas fósil. Es mucho más fácil comprar el cuento de hadas de que el hidrógeno puede sustituir al gas fósil, que eliminar progresivamente las calderas de gas, reducir el tamaño de las redes de gas y recortar la producción de petróleo y gas.

Quizás la parte más enloquecedora de esta euforia por el hidrógeno es la cantidad de tiempo que se está perdiendo en las conversaciones sobre cómo ejecutar las soluciones necesarias para la transformación de la energía en Europa.

La eficiencia energética, substituyendo los combustibles fósiles en los sectores de la energía, la calefacción y el transporte por alternativas renovables, y electrificando la mayor parte posible de nuestra calefacción y transporte.

Mientras tanto, al igual que el dirigible de hidrógeno Hindenburg, no se sorprendan si éste boom del hidrógeno estalla en nuestras caras.

 

Fuente: Colin Roche es un coordinador de justicia climática y energía de Amigos de la Tierra Europa. Publicado el 15/12/2020, 10:39 am